Bertín Osborne no deja indiferente. Es la clave de su éxito. Pasan los años y el artista sigue en primera línea. ¿A qué precio? ¿Fomenta Osborne la polémica para seguir en el candelero? Ciertamente, Bertín se ha metido en un buen charco que ha destapado un gran escándalo. El cantante ha reconocido un hecho que le ha dejado al descubierto. Te lo contamos todo a continuación.

Fabiola necesita ayuda psicológica

> Cuando Kike nació, los hechos se sucedieron a una velocidad de vértigo. Los primeros meses del niño, sus padres estuvieron volcados en él. Cuando el matrimonio empezó a ver la luz al final del túnel, pudieron relajarse. Fue entonces cuando Fabiola Martínez dejó salir todo lo que tenía dentro y necesitó ayuda psicológica. Le vino muy bien para manejar una situación que genera mucha tensión. La espada de Damocles pende sobre la cabeza de Bertín y Fabiola porque las previsiones de vida de Kike no son altas.

Lo cierto es que Bertín es otro desde el nacimiento de su hijo. Su compromiso con él es total. Se acabaron las salidas y el cachondeo. A pesar de la enfermedad, el artista proclama que Kike es una bendición. Es en su faceta de padre donde Osborne encuentra mayor satisfacción. De hecho, manifestó que no entendía como Julio Iglesias no reconocía a Javier Santos porque un hijo es lo mejor que hay en la vida.