Belén Esteban atraviesa un buen momento. Desea quedarse embarazada de Miguel y casarse por segunda vez y por la iglesia. Sin embargo, no lo tiene fácil. Su ex marido, Fran Álvarez, no está por darle el gusto y va a oponerse a la anulación. Mientras tanto, Toño Sanchís ha sido víctima de una grave traición por parte de Belén y su actual representante. Un auténtico thriller que desvelamos a continuación.

De amigos a enemigos

> Durante años, Belén Esteban y Toño Sanchís fueron inseparables. Ella se refería a él como “mi hermano”. Tenía plena confianza en Toño y se convirtió en una persona imprescindible para ella. De hecho, el manager apenas tenía vida privada porque la rubia lo quería siempre a su lado. Todo cambió cuando la Esteban entró en GHVIP. Una edición de lo más polémica. Ganó y otra vez sonaron los tambores de tongo, al igual que ocurrió en ¡Mira quién baila!

Tras abandonar Guadalix de la Sierra, Belén empezó a recibir informaciones que aseguraban que Toño no le presentaba las cuentas claras. El asunto se saldó en los tribunales a favor de la Esteban. En total, Sanchís fue condenado a abonar a su ex representada 600.000 euros. La imposibilidad de hacer frente a la deuda hizo que la casa familiar de Toño Sanchís saliera a subasta. Un negocio que los expertos calificaron como ruinoso para Belén.

Siguiente: La gran traición de Belén a Toño