La guerra de Toño Sanchís y Belén Esteban prometía acabar con la sentencia de su juicio, pero no ha sido así. Más bien todo lo contrario. El cantante y representante de famosos deja claro que la derrota no le ha hundido, al revés. El madrileño está sacando la artillería pesada, algo que la de San Blas está viviendo con enorme miedo y nerviosismo.

Una amistad que prometía ser inquebrantable

> La casualidad es lo que situó a Belén Esteban y Toño Sanchís en el mismo sitio y a la misma hora. Él vivió en primera persona la polémica actuación de ella en los Carnavales de Tenerife en 2007. Conectaron enseguida. Tanto, que cuando la ex de Jesulín decidió dejar de contar con los servicios de Amador Mohedano, recurrió al que fuera vocalista de Los Inhumanos para gestionar su carrera profesional. Juntos formaban un tándem perfecto e indestructible con el que amasaron una enorme fortuna. Él conseguía para la princesa del pueblo un montón de publicidades, contratos con marcas, exclusivas con distintos medios… Así, ambos llenaban sus propias arcas.

La relación de Belén y Toño trascendió de lo meramente profesional. Y no nos referimos a que tuvieran un affaire sino a que su unión era tan fuerte que ella le consideraba a él como un hermano. Sanchís era un miembro más de la famosa familia Esteban Menéndez. La Esteban incluso le nombró tutor de su única hija, Andrea Janeiro. El madrileño, además, la ayudó a salir de la espiral de autodestrucción en la que se había metido. Pero cuando menos lo esperábamos todo saltó por los aires. Entérate de todo lo que pasó.

Siguiente: El culebrón de Belén y Toño, minuto a minuto