Varios medios de comunicación se hacían eco la semana pasada de que Malú y Rivera podrían haber terminado su relación. Nada más lejos de la realidad, la pareja ha zanjado los rumores de crisis al ir a visitar las obras de la que será su nueva casa. 

La pareja quiere dejar su actual casa de alquiler para mudarse a otra propiedad de la cantante.

No hay señal más clara de que las cosas van bien en una pareja que se vayan a vivir juntos. Así han despejado Malú y Albert Rivera los rumores de crisis que ondeaban sobre ellos. Según ha sabido Semana, la cantante y el político han llegado juntos a las obras de la que será su nueva casa. Querían supervisar que todo saliera a pedir de boca.

Poco después llegaba la madre de Malú, que no quiso perderse este momento tan especial para la vida de su hija. Todo apunta a que la pareja tiene pensado dejar la casa de alquiler en el que ahora viven. Su deseo sería mudarse a la vivienda que se está reformando, propiedad de la cantante.

Su nidito de amor

La casa a la que van a mudarse cuenta con 300 metros cuadrados construidos.

La casa en cuestión, valorada en un millón y medio de euros, está ubicada en una prestigiosa urbanización de la capital. Cuenta con una superficie total de 300 metros cuadrados construidos, rodeados de otros 3.000 de finca.

Espacio más que suficiente para que Rivera y Malú puedan desatar su pasión y dar rienda suelta a la imaginación. Poco a poco, van preparándolo todo para empezar una nueva etapa juntos, seguramente igual de discreta que a lo que han acostumbrado hasta ahora.