Antes de entrar en la casa de Gran Hermano DÚO, Antonio Tejado aseguraba que su intención al participar en este reality era quitarse la espina que tenía clavada por su mala experiencia en anteriores programas de este tipo. El sobrino de María el Monte, sin embargo, no está consiguiendo su objetivo. Su personalidad y sus escasos valores están haciendo de él su peor enemigo. Sin duda, este programa podría marcar el fin de sus apariciones en televisión.

Una vida marcada por la sombra de la infidelidad

Antonio Tejado

> Sabe lo que es convivir con la fama porque es sobrino de una de las mejores voces de copla de nuestro país. Sin embargo, Antonio Tejado no saltó a la palestra hasta que coincidió con Chayo Mohedano en un programa y comenzaron a salir juntos. El andaluz pasó a formar parte de una de las familias más queridas, un auténtico buque insignia del mundo del colorín. Sin embargo, aquella relación saltó por los aires a los pocos meses del nacimiento de su primer hijo.

La guerra sin cuartel entre Chayo y Antonio se ha extendido durante años. Una infidelidad de él fue el detonante de que todo aquello llegara a su fin de manera precipitada. Su batalla judicial ha sido retransmitida prácticamente en directo. A día de hoy la relación entre ellos es nula. “Soy fácil para solucionar los problemas, pero en esta historia se sobrepasaron los límites y no hay vuelta atrás”, decía Tejado en Semana. Pero sus palabras han caído ahora en saco roto y el número de detractores que tiene sube como la espuma. Al ver su verdadera personalidad, se ha cavado su propia tumba. Sigue leyendo y descubre lo nunca contado hasta ahora.

Siguiente: Analizamos sus continuas faltas de respeto