anita matamoros castaña

La hija de Kiko Matamoros y Makoke, al igual que sus progenitores, manifiesta una gran inclinación a cuidar con gran esmero su aspecto físico, combinando hábitos saludables con tratamientos y/o cirugías. La joven de 20 años tiene más de 600.000 seguidores en Instagram y supera los 118.000 en Youtube, lo que probablemente añada un plus de presión sobre ella en cuanto a su cuerpo.

En su último video, la influencer ha hecho un análisis de su físico comentando los cambios que ha experimentado en los últimos 3 años, desde 2017 un poco antes de convertirse en un personaje popular en redes sociales, y cuando aún tenía algunos complejos por solucionar y todavía no iba al gimnasio. Durante ese tiempo la hemos visto muy diferente a como se le ve ahora, no solo porque prácticamente acaba de salir de la adolescencia, también por cuestiones personales como cambios de ánimo o estilos de vida. Pero la pregunta clave es, ¿qué retoques se ha hecho para transformarse?

DE ADOLESCENTE ACOMPLEJADA A MUJER SEGURA DE SI MISMA

En el vídeo que la joven ha subido a Youtube comenzaba diciendo que era algo muy delicado y que se lo había pensado mucho antes de hacerlo, pero que la gente no hace más que comentarle cosas sobre lo mucho que ha cambiado y, según la época, que si ha adelgazado mucho o que si está un poco más gordita. Anita aseguraba que ella jamás le haría a alguien un comentario así, lo que nos hace pensar que de alguna manera le duele que la conversación de sus seguidores se enfoque tanto en su cuerpo. Aun así, a lo largo de casi 15 minutos ha ido analizando punto por punto todos sus cambios físicos y señalando algunos complejos adolescentes.