Andrea Molina está pasando por su mejor momento y es que después de estar años distanciada con su padre, por fin ha hecho las paces con él. Este momento lo anunciaba nuestra protagonista por redes sociales cuando subía unas imágenes dándose un abrazo con su padre, Micky Molina y zanjando los rumores de su relación.

En esta ocasión, Andrea Molina ha salido a pasear con su perro para desconectar de la rutina y tomar el aire fresco. Con un vestido largo de color caza, la hija del actor ha salido de su casa para dar una vuelta con su mascota. Y es que parece que este verano, a pesar de la situación tan anómala que estamos viviendo, la joven está más feliz que nunca por haber estrechado lazos con su padre.

Lo cierto es que no podemos ver a Andrea Molina más tranquila y es que seguro que el haber arreglado las cosas con su padre le han hecho estar muy orgullosa de la relación que ahora tiene con él.