Desde que llegara a la mayoría de edad hace casi dos años, Andrea Janeiro ha volado en solitario. No le gusta formar parte del mundo mediático. Tampoco quiere heredar la fama de sus progenitores, Belén Esteban y Jesulín de Ubrique. Consciente de que la única manera de evitar estar en boca de todos es haciendo la maleta, se instaló en Reino Unido. Sin embargo, la joven ha decidido abandonar el país que la ha acogido para regresar a casa temporalmente. La princesa del pueblo la necesita más que nunca, y ella por su madre MA-TA.

Una fama por la que no quiere verse salpicada

> Es, irremediablemente, famosa desde la cuna. El nacimiento de Andrea Janeiro fue un auténtico acontecimiento social puesto que era la primera hija de Jesulín de Ubrique. Cabe recordar que hace dos décadas el andaluz era uno de los toreros más importantes del país. Algo que va unido a la fama de manera intrínseca. Así, el diestro se convirtió pronto en un peso pesado del mundo del colorín. Además, Belén Esteban también tiene desde aquella relación un importante lugar en la crónica social patria.

Estos dos factores (sumados a las continuas peleas televisivas entre sus dos familias), han hecho que el nombre de Andreíta se convierta en habitual. Sabe lo que es salir de casa a cualquier hora y estar rodeada de cámaras y fotógrafos. No ha dado ni un solo paso sola, sin la compañía de la prensa. Por eso, cuando cumplió 18 años decidió elegir su propia vida y escribir su propia historia. Con el fin de tener una juventud anónima, se instaló en Reino Unido, donde es una estudiante más. Pero ahora todo ha cambiado de manera inesperada.

Siguiente: El inesperado giro de Andrea Janeiro