Ana María Aldón está pasando unos días de ensueño con el hombre que la tiene completamente enamorada, José Ortega Cano. Están aprovechando todo el tiempo que tienen para pasarlo juntos y hacer muchas actividades juntos. Después de estar más de tres meses sin verse, lo cierto es que se echaban mucho de menos. Aún así, la exconcursante de Supervivientes está un poco cansada de todo lo que se está diciendo de ella.

La mujer de Ortega Cano ha contestado con ironía a los que le acusan de haber dinamitado la relación entre los Ortega y los Mohedano: “Claro, la culpa tenía que ser mía de alguna manera”. En el tono y en las palabras que Ana María Aldón utiliza podemos apreciar lo cansada que está de escuchar que ella es la culpable de las rencillas familiares. Y termina mandando un mensaje a los que hablan sobre ella: “No, lo que no me explico es cómo no dejan de decir cosas”.

Sobre si verá a Rocío Flores y a Gloria Camila en cuanto se pueda viajar, la exsuperviviente asegura que: “Claro, por supuesto”. De esta manera la concursante deja claro que tiene buena relación con la hija de Antonio David. José Ortega Cano y Ana María han estado realizando algunas compras durante estos días en un supermercado de Chipiona y a la salida no han dudado en pararse a hablar con algunos vecinos del municipio.