Doña Sofía y Don Juan Carlos

De sobra es conocido que por la vida del monarca abdicado han pasado infinidad de amantes y mujeres. La reina Sofía lo sobrelleva como bien puede, pero no pasa por que su propia hermana, Irene de Grecia, también tenga su historia con Juan Carlos I. ¿Quieres conocer más detalles sobre este bombazo? Sigue leyendo, te lo contamos todo a continuación.

El mal de amores de la reina Sofía

> El matrimonio de los eméritos hacía agua casi desde el principio. Los cercanos a Casa Real aseguran que la griega estuvo profundamente enamorada de su esposo durante los primeros años, pero la cosa cambió cuando el Borbón mostró su faceta de don Juan, nunca mejor dicho. Las amantes se sucedían y a la reina Sofía no le quedaba otra que callar y soportar los engaños de su marido, siempre por el bien de la Corona. En aquel momento, la sociedad no hubiera consentido un divorcio de los soberanos.

De puertas de Zarzuela para afuera, todo parecía ir bien entre ellos. Juan Carlos y Sofía no borraban la sonrisa de sus caras, pero cuando llegaban a Palacio, hacían vidas separadas. Empezaron a vivir en alas diferentes poco después de que Franco muriera, tal y como reveló Pilar Eyre en su columna de Lecturas. La griega ha tragado con estoicismo todas las aventuras de su marido, pero le duele profundamente que su propia hermana, la princesa Irene, también tenga un pasado junto al Borbón. Sigue leyendo para conocer más detalles.

Siguiente: El tonteo de Juan Carlos y la hermana de la reina Sofía