Javier Cárdenas, hace unas semanas, abrió un gran melón en su programa Hora Punta: uno de sus colaboradores estaba siendo víctima de una extorsión por la filtración de un presunto vídeo sexual en el que por supuesto rezaba como protagonista. Laura Fa, días después, desvelaba que el colaborador que estaba sufriendo extorsión por el asunto relativo a los vídeos de alto voltaje no era otro que el polémico Álex Casademunt.

Ahora, cuando se cumplen 100 programas de ‘Hora Punta’, el ex triunfito ha querido dar un paso al frente y reconocer que él era el presunto extorsionado: “Agradezco personalmente a Javier Cárdenas y todo el programa algo que tengo que decir ya. Esto me pasó a mí” (refiriéndose al vídeo sexual).

Continuó diciendo que “Es verdad que en el programa siempre lo quisieron tapar y nunca quisieron que saliera mi nombre… No ha sido un trago fácil porque lo hemos pasado todo por debajo”, refiriéndose a que la filtración del vídeo coincidió en el tiempo con la paliza que le propinaron en una discoteca de Vigo.

“Todo fueron cosas pasadas con mi teléfono. Evidentemente, he estado soltero y cosas he hecho. Lo que pasa es que los vídeos se guardan y como los quieran utilizar después no es problema mío. Es cierto, me pasó a mí y, desde aquí, quiero decírselo a todo el mundo”, concluyó Casademunt.

Y no es la primera vez que Álex Casademunt se ve envuelto en un delicado asunto que trasciende públicamente. El presunto vídeo sexual jugando con una amiguita se queda en nada al lado de estos problemas que incluyen: palizas y denuncias por presuntos malos tratos, coacciones y amenazas… Sigue leyendo.






alex-655x368

Fuentes policiales confirmaron que todo empezó cuando Álex se acercó a decir algo a unas chicas que se encontraban con el presunto agresor. En este sentido, testigos de la propia discoteca afirman que efectivamente la bronca se desencadenó cuando Casademunt se acercó concretamente a una de las chicas que estaba con el vigués de 21 años responsable de la agresión. Yago Hermida, ex concursante de Gran Hermano y vigués de origen, también se encontraba entre los invitados al evento y afirmó que “ocurrió sobre las seis de la mañana, escuché un ruido y ya vi como Álex se agachaba y tenía la cara reventada. Recibió doce puntos de sutura”.