La infanta Sofía ya ha empezado a dar muestras de que acusa las diferencias de trato con su hermana Leonor. En algunos actos se la ha visto desplazada. Este asunto ocupa y preocupa dado que Sofía puede verse afectada en su carácter por la situación. Hasta ahora, don Felipe y doña Letizia han ido capeando la situación. Sin embargo, llega la época de los problemas. ¿Cómo hacer entender a una niña que es la segundona de la casa? Lo analizamos y desvelamos todos los entresijos de esta polémica situación familiar. No te lo pierdas. Sigue leyendo.

¿Errores en la educación de Leonor y Sofía?

> Doña Letizia siempre ha dejado claro que no piensa hacer diferencias entre sus hijas. Parece que don Felipe está de acuerdo pero con matices. El rey es consciente de a ambas les aguardan destinos diferentes, de ahí su constante atención a Leonor en los actos públicos. La sienta a su lado y comenta con ella lo que sucede para que se prepare sobre el terreno para la tarea que le está reservada. Es doña Letizia quien está pendiente de Sofía y trata de que no se sienta desplazada. Sin embargo, cada vez resulta más difícil mantener esta igualdad tan desigual.

Sofía es una niña divertida y sonriente. Es la que lleva la voz cantante de las dos hermanas. Leonor es más seria y reservada. Sus padres las están criando para que sean uña y carne. No en vano saben que a ellas se acercarán muchas personas por interés. De ahí que quieran que el vínculo entre ambas sea muy estrecho. Para Leonor será fundamental poder contar con su hermana. Necesitará tener alguien de confianza y leal para poder expresarse sin miedo a traiciones.

Siguiente: El futuro incierto de Sofía