Las cosas siguen sin mejorar en el clan Campos. Ahora ha pasado a primera plana Alejandra Rubio. La joven ha afeado de manera inesperada a su madre, Terelu Campos. Un gesto que a la colaboradora no solo no le ha gustado sino que le ha generado un gran dolor. De esta manera ha quedado en evidencia que, aunque ellas se esfuercen en mostrar lo contrario, las relación entre madre e hija no es tan fluida como debería.

[/nextpage]

Un brutal e inesperado cambio de rumbo

Alejandra Rubio

> Aunque ha convivido siempre con la fama, Alejandra Rubio tenía la intención de llevar una vida anónima. De hecho, se suponía que su idea era seguir los pasos de Andrea Janeiro y, de esta manera, centrarse en su sueño de dedicarse al mundo de la moda. Pero su llegada a los 18 años hizo que todo cambiara. Para empezar, porque concedió su primera entrevista exclusiva. No contenta con eso, aceptó la suculenta oferta de la discoteca Gabanna de celebrar allí un fiestón de cumpleaños a cambio de repercusión mediática. Así, por voluntad propia posó con su familia en el photocall e invitó a personas conocidas a su velada más especial.

Lo que nadie esperaba era que sus planes iniciales cambiaran de una manera tan bestial. Tras ese coqueteo con los flashes, Alejandra se matriculó en la carrera de Diseño de Moda. Una formación que ha decidido abandonar para tirar por el camino fácil. Dice que en septiembre empezará Derecho. Mientras tanto ha sucumbido a la popularidad. Ahora por contar su vida en un vlog. Llegados a este punto, nadie, ni siquiera su círculo, imaginaba es que iba a soltar una noticia bomba que generara una repercusión semejante. Entérate de todos los detalles.

Siguiente: Al descubierto, sus intenciones más ocultas

[/nextpage]

El inesperado zasca de Terelu

Alejandra Rubio y Terelu Campos

> Suele deshacerse en halagos con su única hija, pero en varias de las entrevistas que ha concedido, Terelu también le ha soltado alguna pullita. Por ejemplo, en la última exclusiva dada esta semana a  Diez Minutos. En la revista aseguraba que se siente muy sola desde que Alejandra en verano decidiera volar en solitario e iniciar una convivencia con Álvaro Lobo. “Vivo sola desde que en agosto mi hija se fue a vivir su vida con su novio. Hay que acostumbrarse, pero no es fácil”, reconocía.

Además, la colaboradora de Sálvame dejaba caer que su hija no le ha ayudado demasiado durante el postoperatorio de su doble mastectomía. Fue Carmen Borrego la que se instaló en su casa para estar pendiente de ella. “Mi madre quiso quedarse pero yo no lo iba a consentir. Se instalaron en mi casa mi hermana y mi cuñado. Ellos me cuidaban pero los fines de semana les decía que se fueran. Los viernes venía mi amiga Toñi a cuidarme y lavarme. Me desahogaba con ellos, con Alejandra no porque siempre he querido protegerla”, decía excusándola. Antes de esta pulla vino otra que marcó, sin duda, un antes y un después.

Siguiente: La persona por la que siente verdadera devoción