Alejado del foco mediático y disfrutando al máximo de su nueva etapa fuera de la política, Albert Rivera retoma su agenda poco a poco un més después del nacimiento de Lucía, su primera hija en común con Malú. Aprovechando al máximo la vuelta a la normalidad, el ex dirigente de Ciudadanos acudió a un restaurante donde se reunió con unos amigos para comer.

Muy bien acompañado por unos compañeros pero sin rastro de Malú y de su hija, Albert Rivera disfrutó de una agradable comida en uno de los restaurantes más conocidos de la ciudad y es que, como gran amante de nuestro país, aprovecha siempre que puede para disfrutar de la gastronomía de cada uno de los lugares a los que viaja.

Con un look muy elegante, Albert lució traje, corbata y mochila al hombro en la que llevaba todas sus pertenencias. No podemos negar que la paternidad le ha sentado a las mil maravillas, y el catalán está de lo más rejuvecido y más atractivo que nunca.

Muy discreto con su nueva vida, hace tan solo unos días celebraba el primer mes de vida de su hija Lucía y es que desde que se convirtieron en papás, Malú y Rivera han disfrutado de la pequeña en la intimidad del hogar. Con muchos proyectos pendientes, los rumores apuntan a que la cantante podría volver a televisión como jurado de “La Voz”, retomando así su exitosa carrera.