Desde que llegó a Madrid, Alba Santana no se ha separado de su madre, Mila Ximénez. La colaboradora está viviendo uno de los momentos más difíciles en su vida y necesita el calor de toda la gente que la quiere. Y así lo está recibiendo. Sus hermanos, Manolo y Concha, fueron los primeros en llegar a su casa nada más ser conocedores de la noticia.

Hoy, Alba Santana ha estado ayudando a su madre con una reforma que estaría llevando a cabo dentro de su casa. La hija de Mila Ximénez ha estado en el portal de la vivienda de la colaboradora, ayudando con el cambio de muebles que va a hacer la periodista.Y es que sin duda, Alba Santana es el mejor apoyo para Mila Ximénez en estos momentos. Siempre ha dejado claro en los platós de televisión que la relación que tiene con su hija es fantástica y que es ella el motivo de seguir adelante en todas las cuestiones de su vida.

Pues bien, ahora Mila tiene que ser más fuerte que nunca y demostrar esa fortaleza que siempre ha tenido, en las diferentes guerras en las que se ha metido, en esta etapa tan complicada que le ha tocado vivir.