Anabel Pantoja

Anabel Pantoja está a punto de dar dos pasos muy importantes en su vida. Uno de ellos es participar en la nueva edición de Gran Hermano VIP, que comienza este miércoles 11 de septiembre, por cierto. Y la segunda, darse el sí, quiero con su prometido, Omar Sánchez, previsto para el 2020. Pero no todo es oro lo que reluce en la vida de la sobrinísima. 

Anabel Pantoja participará en la nueva edición de GH VIP.

La sobrina de Isabel Pantoja está a escasas horas de entrar en Gran Hermano VIP. Ella ya expresó en varias ocasiones su deseo de entrar en la casa de Gaudalix aunque ya lo hizo hace un par de meses, cuando participó junto a sus compañeros en Sálvame Okupa. Anabel fue la protagonista de muchos vídeos de humor que arrasó en las redes sociales. Está claro que la sobrinísima ocupará un gran papel en esta nueva edición. Pero, su vida está atravesando en estos instantes por un bache y no por deseos expresos de la colaboradora de Sálvame.

Su Instagram está siendo un arma muy importante para seguir estando en la cresta del foco mediático. Tiene un proyecto profesional: una nueva marca de bikinis con la que no le está yendo nada mal. Ella posa en sus redes sociales en bañador y siempre ha defendido la naturalidad. Es evidente que su cuerpo no cumplen los actuales cánones de belleza, que por cierto, esclavizan a la mujer. Sin embargo, las últimas fotografías publicadas en la revista Corazón en exclusiva, han hecho saltar todas las alarmas.

Anabel engaña a todos sus seguidores

Anabel Pantoja
Anabel Pantoja ha engañado a todos sus seguidores de Instagram.

Desde que sacó su exclusiva marca de bañadores, las cifras han aumentado en la cuenta de Anabel, pero las críticas también. “Vas de modelo pero te sobran unos kilitos”, le escribía un hater en sus fotografías. Ella siempre se ha defendido de las críticas y ha intentado ser lo más natural posible. Pero ahí está el fallo. Han pillado a Anabel haciendo trampas. Al parecer, unas fotografías publicadas en exclusiva por la revista Corazón, en bañador, y junto a su prometido, Omas Sánchez le han traicionado.

Parece que las playas del Caribe han sido las culpables de que hayamos desenmascarado a Anabel. Al parecer, la sobrinísima ha utilizado más de una vez e photoshop para lucir de la mejor manera posible su marca de bikinis. No es ningún delito pero, ¿dónde está el límite de la mentira en Instagram? Solo queda esperar a que Anabel responda.