Ágatha Ruiz de la Prada hacía que saltasen todas las alarmas ayer al confesar, a través de su cuenta de Instagram, que el camión que transportaba toda su colección de mujer a su tienda de Madrid había sido asaltado. Un robo que la ha dejado desolada y que hace que peligre la temporada para ella justo cuando acaba de presentar una aplaudida propuesta en la MBFW. Hoy hemos podido hablar de la diseñadora, que nos ha contado la última hora sobre la misteriosa desaparición de todas sus prendas fruto de un extraño robo.

– PREGUNTA: Hola Ágatha, ¿pero bueno qué ha pasado?

– ÁGATHA: Pues ahí estamos, ahora están cambiando las versiones. Esta mañana. Primero pues que una furgoneta, tal y cual. Y ahora hemos hablado con la fábrica, que me lo estaban contando, y dicen que hay otra versión.

– PREGUNTA: ¿Y cuál es la otra versión?

– ÁGATHA: Pues no lo sé, no lo sé. Hombre yo creo que esto ha tenido que ser preparado ¿no te parece? Yo cada vez lo veo más.

– PREGUNTA: ¿Preparado por parte de algún empleado tuyo o algo?

– ÁGATHA: No. Hombre espero que empleados míos no, pero de la fábrica a lo mejor, o un amigo del transportista, o yo que sé. O que el transportista tuviera problemas, yo no tengo ni idea por qué. Pero es rarísima la historia

– PREGUNTA: ¿Alguna tienda se ha puesto en contacto contigo que hayan querido vender la colección de moda?

– ÁGATHA: No. Eso es lo que quiero, ver si lo podemos parar en España. Yo creo que en España lo vamos a parar pero imagínate que se lo han llevado a Rumanía Bueno yo he hecho ocho o diez desfiles en Rumanía, o sea que me conocen

– PREGUNTA: ¿Y de cuánto podríamos hablar?

– ÁGATHA: Mira, más que por el tema del dinero, que mi ropa no es nada cara, son seis meses de trabajo ¿sabes? Hombre no de trabajo total pero… Me voy en la furgoneta. Otra furgoneta, soy la de las furgonetas.

– PREGUNTA: Ayer encima nos enteramos que tienes una hermana secreta

– ÁGATHA: De todo me pasa. Un beso

– PREGUNTA: ¿Sabes el nombre?

– ÁGATHA: Rachel se llama. Rachel Ruiz de la Prada

– PREGUNTA: ¿Y tienes pensado hablar con ella?

– ÁGATHA: Algún día sí claro. Un beso