gel hidroalcohólico

La pandemia nos ha hecho a todos estar todo el día abriendo y cerrando el bote de gel hidroalcohólico por un bien supremo: la salud de las personas. Unos huelen a rayos, otros están más afrutados, alguno te arde, otro menos… allá donde vayas un dosificador te espera. Tienes que usarlo, eso está claro, pero hay unos consejillos que puedes seguir para prevenir y reducir problemas cutáneos asociados.

Las medidas preventivas generadas por el COVID 19 son claras: distancia social, uso de mascarilla, lavado de manos con jabón y agua. Cuando esto no es posible, tu mejor amigo es el gel hidroalcohólico. Sin embargo, según apunta el Grupo de Dermatología Pediátrica de la AEDV (Academia de Dermatología y Venereología), cada vez se diagnostican más casos de dermatitis atópica en niños y acné en adolescentes.

Si resulta que eres de esos que visita los centros de estética constantemente para tratamientos diversos: radiofrecuencia, inductores de colágeno, luz pulsada, ácido hialurónico y la pandemia ha dejado tu cuenta corriente tiritando, puedes recurrir a los créditos en Wandoo. Si eres de los que sobrevive a base de cremas hidratantes después de usar el gel, atento a estos consejos.

Lavado e hidratación

Desde la ADV dejan claro que el uso del gel hay que hacerlo sí o sí, aunque la base alcohólica reseque la piel. La crema hidratante debe usarse todos los días porque con el tiempo pueden aparecer eccemas en las pieles más sensibles. Si es posible, huye de los geles con perfumes, ya que estos propician la fotosensibildiad.

Siempre que se pueda, ¡a lavarse las manos! Después, el secado es necesario para que la humedad no facilite la aparición de eccemas. La crema hidratante vendría a continuación como un método preventivo de la dermatitis. El frío no ayuda, así que la protección extra contra el frío es otro factor a tener en cuenta.

Este bucle sinfín de lavado y gel hace que el manto lipído de la piel vaya desapareciendo (pero hay que hacerlo NO te despistes). El uso razonable es el mejor de los consejos, así que, si estás en tu casa con acceso al grifo, ¿por qué usar gel si puedes lavarte con jabón? Recuerda que el gel no es una crema.

Las mascarillas y la cara

Otro de los problemas dermatológicos que empiezan a detectarse es el acné por la mascarilla. Desde la academia creen que se debe a un incremento de la humedad unido al vapor del agua ocasionado por la exhalación de aire durante un largo periodo de tiempo. Una humedad excesiva propicia el taponamiento de poros, la aparición de gérmenes y la hinchazón de glándulas sebáceas.

Patologías como la rosácea, urticarias o dermatitis se ven afectadas también por el uso de las mascarillas. Los dermatólogos sugieren no utilizar maquillajes para no ocluir los poros, lavar la cara muy bien con agua templada y hacerlo con limpiadores son fragancia y sin jabón. Las cremas ¡siempre ligeras!

Por supuesto que, si detectas que tus manos y tu cara están en alerta roja, debes consultar al especialista y no dejar de cumplir con las medidas preventivas. Tu piel te importa, peor combatir la pandemia todos a una ¡más!