Tanto Albert Rivera como Malú están sobrepasados por la vorágine mediática en que se ven inmersos sin ellos quererlo. A la cabeza de la información que asegura que un día son pareja, y al siguiente montaje, está María Patiño y el programa que presenta, Socialité. ¿Qué intereses tienen en confirmar una noticia para luego retorcerla hasta límites insospechados? Lo analizamos a continuación.

Rivera y Malú tomarán medidas para frenar el acoso

> En un principio, Albert y Malú confiaban en que la tormenta pasaría. Sin embargo, se han dado cuenta de que el tema tira y van a seguir exprimiéndolo. Así las cosas, la cantante ha pedido consejo a personas de su discográfica para atajar la situación. En la misma posición se encuentra el político, que aunque no da importancia a dimes y diretes, se pone firme cuando algo puede perjudicarle en el plano político.

Es posible que a María Patiño y su programa,Socialité, les haya pasado factura el ego y las ganas de audiencia. De otro modo no se entiende este baile de suposiciones que están haciendo la vida imposible a dos personas. Especialmente preocupante es la situación de Malú. Se trata de una mujer tímida y sensible que vive por y para la música. De hecho, sino se prodiga en entrevistas es porque quiere que toda la atención se centre en su carrera musical. A pesar de sus lazos familiares, nadie le ha regalado nada a la cantante. Tampoco a Albert Rivera. Como para permitir que les arrebaten lo que se han ganado a pulso a fuerza de quizás, quizás, quizás.