La famosa presentadora siempre se muestra a su público tan dura como un roble. Mercedes Milá es bien conocida por su templanza y fuerte carácter, pero los últimos acontecimientos han podido con ella. La periodista ha tenido que enfrentarse recientemente a la muerte de un familiar muy cercano y está pasando por uno de los peores momentos de su vida. La catalana está destrozada, y no es para menos, ya que estaba muy unida a esa persona que nos acaba de dejar.

Mercedes Milá se mudo a Barcelona para cuidar a su madre, que sufría una dura enfermedad.

Hace tiempo que no se ve a la Milá por televisión, o al menos, no tanto como antes. La periodista dejó su vida en Madrid y se marchó a Barcelona para cuidar a su madre, Mercedes Mencos, que sufría desde hacía tiempo una dura enfermedad. A pesar de la crudeza de la situación, la que fuera presentadora de Gran Hermano se mostraba encantada de poder pasar más tiempo junto a la mujer que le dio la vida. “Tengo la oportunidad de estar mucho con ella y no la quiero perder”, revelaba en ¡Qué tiempo tan feliz!

Por desgracia, el momento que tanto temía ha llegado y su madre ha perdido la vida. Ocurría durante la madrugada del 2 de agosto, y tanto Mercedes como sus hermanos están destrozados. Mencos fue todo un ejemplo para Milá y el resto de sus hijos, que siempre han visto en ella un gran referente. Ahora, les toca despedirse y aprender a vivir sin su principal apoyo. Se trata de un duro golpe del que les costará reponerse.

Mercedes, muy unida a su madre

Mercedes Milá estaba muy unida a su madre. En la imagen superior, se les puede ver juntas disfrutando de un día de playa en familia.

De los seis hermanos, Mercedes era la que más unida estaba a su madre. En más de una ocasión ha revelado que fue ella la que le ayudó a salir de la depresión que atravesó cuando su relación con Carlos Castillo llegó a su fin. Mencos estuvo a su lado para apoyarla, animarla y darle el empujón que necesitaba para salir de ese tremendo bache. Por eso, Milá le estará eternamente agradecida.

Ahora, solo les queda pensar en los buenos momentos vividos junto a ella y recordarla en su mejor etapa. Después de este duro varapalo, el futuro de Mercedes Milá queda en el aire y tendrá que decidir si se queda en Barcelona o si prefiere volver a hacer las maletas para dejar atrás este doloroso episodio de su vida.