Leonor de Borbón ha sido la gran protagonista del veraneo de la familia real en Palma. Había mucho interés en ver cómo se desenvolvía la heredera. Sin embargo, aunque desde Casa Real se vende la idea de que Leonor está recibiendo la preparación necesaria para el cargo que va a representar, la princesa ha suspendido. A esto hay que añadir que se le han subido los humos a la cabeza y se dedica a marcar distancias. Para muchos, la culpa es de doña Letizia, que está criando a sus hijas dentro de una burbuja sin contacto con el mundo real. ¿Qué ha pasado? Te lo contamos todo a continuación.

Letizia y el mar

> No es ningún secreto que Letizia está reñida con cualquier afición que sea del gusto de los Borbones. Es su manera de vengarse por los feos que ha recibido por parte de su familia política. De ahí que jamás haya permitido que Leonor y Sofía asistieran a los cursos de vela que doña Sofía ha costeado a todos sus nietos siendo niños. Don Felipe quería que sus hijas siguieran la tradición marinera familiar pero su esposa lo impidió.

Doña Letizia se negó en redondo a que Leonor y Sofía acudieran a los cursos de vela en Palma de Mallorca dado que no estarían lo suficientemente protegidas. Las clases se combinan con actividades de ocio muy del gusto de los niños y niñas que asisten. Sin embargo, esta libertad de movimientos hubiera permitido que a Leonor y Sofía se les hicieran fotos y esto es algo con lo que no transige la reina. Por otro lado, la escuela fomenta el contacto entre los alumnos porque la fraternidad es una máxima de la marinería. Tampoco esto gusta a Letizia, y menos si ella no está presente para controlar. La cuestión es que encontró la excusa perfecta para fastidiar a su suegra. La pobre doña Sofía lo pasó fatal. No entendía como su nuera era capaz de privar a Leonor y Sofía de una actividad tan positiva.

Siguiente: A Leonor se le suben los humos a la cabeza