comscore
miércoles, 22 mayo 2024

Ainhoa Armentia ya conoce a los cuatro hijos de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin

Iñaki Urdangarin y Ainhoa Armentia mantienen una relación más que consolidada desde hace casi dos años y medio. A principios de 2024, justo después de que el exjugador de balonmano y la infanta Cristina firmasen el divorcio, la pareja daba un paso más y se iban a vivir juntos a la misma urbanización en la que reside la madre del exduque de Palma, Claire Liebaert, a las afueras de Vitoria.

Y ahora sale a la luz un detalle que refleja hasta qué punto está afianzado su noviazgo. Según ha revelado en exclusiva ‘Vanitatis’, Ainhoa ya conoce a los cuatro hijos de Iñaki, en un principio reticentes -por lealtad a su madre- a tener ningún tipo de contacto con la administrativa que ‘provocó’ la separación de sus padres.

La relación de Iñaki Urdangarin y Ainhoa avanza

Hasta ahora solo estaba confirmado que la vitoriana había coincidido en una ocasión con Pablo Urdangarin y se sabía que su encuentro -que tuvo lugar tras un partido de balonmano del joven- habría sido breve pero cordial.

Sin embargo, las recientes vacaciones de Urdangarin y su novia en Camboya, país en el que Irene ha hecho un voluntariado desde enero hasta hace unos días, parecían apuntar a que la benjamina de la infanta Cristina habría conocido ya a la pareja de su padre.

A esta escapada al sudeste asiático seguía otra de un fin de semana a Londres, donde casualmente reside otro de los hijos de Iñaki, Juan, por lo que muchos dieron por hecho que el excuñado de Felipe VI habría aprovechado sus últimos viajes para que los jóvenes conociesen a Ainhoa.

Algo sobre lo que ahora arroja más luz ‘Vanitatis’. Como desvela el portal, los 4 hijos de la infanta Cristina hace tiempo que fueron presentados a la novia de su padre, con la que mantienen una relación «cordial». El acercamiento ha sido un proceso lento, pero natural e inevitable, y sobre todo relajado.

Ainhoa es una mujer correcta, educada y cariñosa y ha entendido a la perfección que Juan, Pablo, Miguel e Irene no querían hacer sufrir a su madre, por lo que el acercamiento se habría producido sobre todo tras la firma del divorcio, cuando comenzó a convivir con Iñaki.