comscore
miércoles, 22 mayo 2024

Así llevan Iñaki Urdangarin y la Infanta Cristina sus vidas separadas

La nueva vida de Iñaqui Urdangarin

Para Iñaqui Urdangarin, la vida es otra desde que se divorció de la infanta Cristina. En las últimas semanas se han distanciado todavía más y varios acontecimientos en la vida de él han provocado que la brecha entre la expareja se ampliara todavía más. Para él las cosas son muy diferentes ahora, según contó.

Hace tan sólo unas semanas Iñaki Urdangarin conseguí la libertad total al resolverse el Caso Nóos en el que se encontraba acusado. Si a esto le sumamos la nueva convivencia con su actual pareja, Ainhoa Armentia, podríamos decir que su vida es bien diferente. Viven en Vitoria después de haberse animado a dar el gran paso.

«Estoy divorciado», la frase de Iñaki Urdangarin

Desde su divorcio con la Infanta Cristina, Iñaki Urdangarín no ha dudado en compartir el desarrollo de su vida. «Estoy divorciado y ya no tengo condena», la frase que promulga con una sonrisa y que nos permite hacernos una idea de los vientos de cambio en su vida personal y profesional.

Además, su apertura para hablar sobre su ruptura con la infanta Cristina con la prensa es un gesto que seguramente provocará una mayor distancia entre ellos, teniendo en cuenta lo recelosa que es la hija del rey Juan Carlos de su vida privada. Y es que, pasito a pasito, Iñaqui y Cristina se han ido alejando el uno de la otra.

La vida de la Infanta Cristina

La infanta Cristina, por su parte, se ha centrado en su relación con sus hijos y los diversos eventos a los que asiste. Además de mantenerse siempre cerca y preocupada por la salud y la vida de sus padres, los reyes Juan Carlos y Sofía. Seguramente está atravesando un buen momento de su vida, con la tranquilidad del divorcio.

En lo que respecta a su vida profesional, lleva una existencia tranquila en Suiza, a través de la cual consigue mantenerse alejada de la prensa y del foco de las cámaras. Ha realizado, eso sí, algunas escapadas a Madrid para mantenerse unida a las relaciones personales y a las ceremonias en las que participa la familia real.