comscore
miércoles, 22 mayo 2024

El juicio de Daniel Sancho: normas impepinables de la religión budista

Un juicio con normas estrictas

El juicio contra Daniel Sancho tiene lugar hoy y entre las muchas cosas que llaman la atención habría que señalar las estrictas normas establecidas que todas las personas que quieran asistir deberán cumplir. Las mismas responden al rito budista y contemplan en su protocolo la prohibición del uso de zapatos, pantalón corto y hombros al descubierto, entre otras exigencias.

Daniel Sancho, el hijo de Rodolfo Sancho, será juzgado por ser uno de los principales acusados del asesinato de Edwin Arrieta. El juicio tiene lugar en la Corte Provincial de Koh Samui y se estima que podría llegar a durar un mes. Según el Código Penal Tailandés una de las sentencias que podría recibir el acusado es la pena de muerte.

El juicio contra Daniel Sancho

La perspectiva no parece muy favorable para Daniel Sancho. El hijo de Rodolfo podría pedir perdón al rey y reducir así la condena a cadena perpetua, pero no hay mucha seguridad en que se la concedan. La otra posibilidad es que la defensa consiga probar que no hubo premeditación, cambiando la calificación del juicio de asesinato a homicidio. Una situación compleja rodeada de numerosas incógnitas.

La defensa de Daniel Sancho se ha preparado para demostrar que la muerte del colombiano Edwin Arrieta fue accidental, un acto en defensa propia, que podría desacreditar la instrucción y favorecer los resultados para el acusado. Entre los que declararán en su favor se encuentran su padre, Rodolfo Sancho, y medio centenar de testigos.

Las normas estrictas en Tailandia

Tailandia es un país regido por un protocolo budista por lo que para el juicio del caso de Daniel Sancho todos los asistentes deberán respetar una serie de normas que impone dicha ideología. Deberán sentarse rectos y con las manos en el regazo y no podrán cruzarse de piernas. Además, sólo podrán acceder al sitio personas que hayan conseguido una autorización.

Algunos medios de comunicación españoles acreditados por la embajada tailandesa en Madrid tendrán permiso para asistir pero tienen prohibido grabar audios o tomar imágenes. Sólo se les permite estar presentes, y siempre y cuando respeten a raja tabla las normas que impone el protocolo. Las normas son estrictas para asistir a un juicio inesperado.