comscore
miércoles, 17 abril 2024

¿Qué hace que los vinos españoles tengan tanto prestigio?

Puede que nos guste más el vino tinto, que prefiramos el vino blanco, o que solo nos guste el cava, pero lo cierto es que en España tenemos unos vinos realmente deliciosos. Junto con Francia e Italia, España es uno de los tres países del mundo con mayor prestigio en el ámbito vinícola, una posición que se sustenta desde hace siglos gracias a la extraordinaria tradición de nuestra industria.

Lo cierto es que la trayectoria vinícola de España es milenaria. Mucha gente piensa que la industria del vino en nuestro país comenzó tras su conquista por parte del Imperio Romano, ¡pero lo cierto es que es incluso anterior! En la época de los fenicios ya se cultivaban vides en la Península Ibérica, y poco después comenzó a exportarse el vino ibérico por todo el Mediterráneo. ¡Se calcula que esto ocurrió hace cerca de tres mil años!

También hay mucha gente que cree que el vino tuvo su origen en Francia o Italia, pero lo cierto es que las vides no son ni italianas ni francesas. La vid es originaria del Cáucaso y de Mesopotamia. Los restos de vino más antiguos que se han descubierto provienen de Armenia… ¡y tienen más de 6000 años! La tradición vinícola española sigue siendo milenaria y una de las más extensas del mundo, pero está claro que no fuimos los primeros en producirlo.

De los métodos de cultivo tradicionales a las nuevas tecnologías

Gran parte del secreto para un buen vino se esconde en los métodos de cultivo empleados para producir la uva. Aquí sí que podemos presumir de una larga tradición donde generaciones de vinicultores han ido perfeccionando el sustrato de la tierra y eligiendo siempre las mejores uvas para los nuevos viñedos. Así es como hemos conseguido producir algunos de los vinos más exquisitos del mundo y contar con sellos de reconocimiento mundial como el Rioja.

Pero está claro que, hoy en día, casi nadie cultiva vinos empleando las mismas herramientas que se usaban en el siglo XVII. El mundo evoluciona, y en España hemos sabido adaptar nuestros vinos al siglo XXI incorporando tecnologías como la valoración del sustrato, los sistemas de clasificación, el control de temperatura, el riego por goteo… ¡La tecnología florece en todas las instancias de la producción del vino para mejorar su calidad a cada paso!

Todos los procesos están integrados, de manera que las herramientas de valoración química permiten identificar cuáles son los nutrientes más necesarios para cada vid, mientras que la selección de levaduras permite elegir las bacterias más adecuadas para cada tipo de fermentación. Cuanta mayor sea la inversión en tecnología, mayor será el control sobre todos los aspectos de la producción del vino, y –si todo va bien– mejor será su calidad.

El etiquetado y la imagen de marga también son importantes

En España sabemos bien cómo conseguir los mejores sabores para el vino, pero también somos especialistas en etiquetarlo como corresponde y en promocionarlo como se merece. No hay mucho que decir sobre los diseños de nuestras etiquetas y nuestras botellas: conservan toda la elegancia de las etiquetas tradicionales, pero además tienen un toque contemporáneo que las hace mucho más atractivas.

Por eso nuestros vinos se venden tan bien en los cinco continentes, pero no solo es una cuestión de presentación visual. También podemos presumir de vinos que tienen una extraordinaria trayectoria internacional, con un prestigio de siglos que los ha hecho aparecer incluso en obras literarias como los Viajes de Gulliver o Ana Karenina. Y ese prestigio no ha hecho más que crecer en los últimos años.

El vino español también tiene un lugar protagonista en grandes hitos del cine como Vicky, Cristina, Barcelona, aparece en incontables series y documentales, y, por supuesto, no puede faltar en las mejores bodegas de ciudades como París, Ámsterdam, Berlín, Nueva York, o incluso Tokio. Nuestra larga tradición vinícola, nuestro clima envidiable, e incluso la calidez de nuestra gente han contribuido a posicionar el vino español en este lugar de privilegio.

Vinos para todos los gustos… y bolsillos

Una de las ventajas de vivir aquí es que podemos disfrutar de algunos de los mejores vinos del mundo sin tener que esperar a que lleguen de importación en un buque. España produce todo tipo de vinos, de todos los colores y de todos los sabores. Creamos vinos aromatizados, e incluso vinos cultivados en sustratos de origen volcánico para ofrecerles un producto todavía más exclusivo a los paladares más exigentes.

¿Y lo mejor? Que, con tanta variedad, también tenemos vinos al alcance de todos los presupuestos. Si vives en España, nunca tendrás que pagar de más para poder disfrutar de un buen vino. Simplemente pásate por el supermercado, elige el que más te guste, ¡y llévatelo a casa! No todo el mundo puede permitirse los vinos más añejos de las bodegas más exclusivas, ¡pero, si lo que quieres es un buen vino español, no te costará apenas nada!