comscore

Bárbara Rey celebró el cumpleaños de Chelo García Cortés junto a ella y a su hija

Tan solo unos días después de la desgarradora entrevista grabada que Ángel Cristo Jr dio públicamente en ‘¡De viernes!’, en la que culpaba a su madre de su triste y complicada infancia, el hijo de Bárbara Rey vuelve a la carga con una nueva entrevista en la que deja claro que quiere «cortar el cordón umbilical por lo sano».

En el que está siendo sin duda uno de los momentos más complicados para la familia, Chelo García Cortés ha querido dejar claro que está a lado de su amiga Bárbara Rey pase lo que pase y que siempre podrá contar con ella. En esta ocasión, la colaboradora de televisión quedó con Bárbara y su hija Sofía Cristo en uno de los restaurantes más conocidos de la ciudad madrileña para reunirse con ellas y hablar largo y tendido sobre todo lo que estaba ocurriendo.

Tras varias horas en el interior donde pudieron charlar y ponerse al día sobre este comportamiento de Ángel, las protagonistas salían del local con el rostro muy serio como muestra del difícil momento que están atravesando.

Chelo ha sido una de las personas más importantes en la vida de Bárbara porque no solo le ha acompañado en sus inicios como artista, sino que ha estado en los momentos más complicados, como el que ahora vive la vedette. También es un gran apoyo para su hija Sofía, quien le llama cariñosamente ‘Tita Chelo’.

«Si quieren seguir hablando, que sigan hablando. Están dando declaraciones a los periodistas por detrás y están usando documentación que es privada y confidencial«, confesaba Ángel públicamente, dejando entrever que no tiene miedo de lo que puedan sacar de él. «Estas medias verdades vienen de mi madre y mi hermana. No están contando la historia como es. Están cruzando límites que no pensé que cruzarían» ha contado el propio Ángel en sus últimas intervenciones televisivas.

En cuanto a su hermana Sofía, comentó: «Tiene razón. Ella no debería meterse en esta guerra sucia. Es una víctima como yo. La descuidó los años más importantes, donde mi madre quería que lo hiciera yo y no podía».