comscore
sábado, 4 febrero 2023 13:49

Tiramisú: el ingrediente secreto para dar un toque diferente

Por mucho que el tiramisú se asocie con Italia, sobre todo por su procedencia, lo cierto es que se ha convertido en uno de los postres habituales de los restaurantes españoles, sobre todo por la gran cantidad de adeptos que tiene. Al igual que ocurre con otros platos, no existe una receta única de elaboración, sino variantes a partir de una serie de ingredientes base que pueden ser representados por distintos productos. Aquí vamos a mostrar una con un parecido al tradicional pero con un toque diferente, ya que vamos a utilizar queso cremoso para hacerlo.

Origen del tiramisú

tiramisú
El tiramisú habría empezado a elaborarse en los años 50 en la zona próxima a Venecia

El tiramisú es un postre moderno, no tradicional, que tiene su origen en el noreste italiano, por la zona veneciana, en los años 50. Algunas fuentes concretan en los burdeles de la región su localización exacta de creación y que se daba a tomar con la expresión «te doy una cosa que te tira su…«, la cual, en lengua véneta, podría ser el equivalente en español del «tentempié». En principio, no lleva ni queso Mascarpone ni nata u otras grasas similares, porque todos esos lípidos no hacen más que tener un peso en el estómago y ralentizar la digestión.

Ingredientes de la receta de tiramisú

Tiramisú: el ingrediente secreto para dar un toque diferente
En nuestra receta de tiramisú vas a necesitar 400 gramos de queso cremoso Philadelphia

Esa receta de tiramisú que entre los años 70, 80 y 90 se utilizaba en el restaurante Toulá, de Milán, utilizaba cinco ingredientes: huevos y azúcar batidos, bizcochos Savoiardi mojados en café expresso y cacao en polvo. En la nuestra, para hacerla vas a necesitar 400 gramos de queso cremoso Philadelphia, que es el elemento diferenciador, 125 gramos de azúcar, unos bizcochos de soletilla, dos huevos grandes, cacao en polvo, un chorrito de coñac y un vaso de café recién hecho.

Preparación de café para el tiramisú

tiramisú
Para hacer el tiramisú hay que hacer un café expreso, no sirve recalentar el que te sobró en el desayuno

Lo primero que tenemos que preparar para este tiramisú, como suele ser habitual en recetas de este postre, es el café que vamos a emplear para hacerlo, ya que es mejor utilizarlo una vez que se haya enfriado bien. Hay que hacerlo en la cafetera que usemos habitualmente, pero en esta ocasión bien cargado, para que le aporte un buen punto de sabor al café recién hecho a nuestro postre cuando esté finalizado. Si el sabor a café te parece muy intenso, suavízalo con un chorrito de leche, y nunca se te ocurra recalentar el café que te ha sobrado en el desayuno.

Separación de yemas y claras

Tiramisú: el ingrediente secreto para dar un toque diferente
El siguiente paso será separar las claras de las yemas

Una vez tengamos hecho el café del tiramisú hay que separar las yemas de los huevos por un lado y las claras por otro, y poner cada unas en un recipiente diferente. A las primeras hay que añadirles el azúcar y batirlas con una batidora con unas varillas, hasta que se mezclen formando una crema amarillenta. Después hay que agregar el queso Philadelphia, que es un tipo de queso cremoso que queda estupendamente en la receta, y entonces volver a batir todo hasta que se forme una mezcla homogénea, que habrá que reservar para utilizarla más tarde.

Montar las claras

tiramisú
Hay que montar las claras a punto de nieve para que tengan una buena consistencia

Seguimos con el tiramisú echando una pizca de sal en el recipiente de las claras, para montarlas a punto de nieve, batiendo con intensidad y paciencia, ya que se necesita que se monten bien y tengan una buena consistencia para que no se bajen una vez montadas. Cuando lo hayamos logrado, se agregan al otro recipiente, dónde habíamos mezclado las yemas, el azúcar y el Philadelphia, pero con cuidado para que no se bajen, y se mezclan suavemente con movimientos de forma envolventes, hasta que quede una mezcla bien integrada y con mucho volumen.

Licor para humedecer

Tiramisú: el ingrediente secreto para dar un toque diferente
Hay que echar un poco de coñac u otro licor al café

Para continuar la receta de tiramisú se coge el recipiente en el cual vamos a montarlo, a ser posible rectangular o cuadrado y profundo, y se colocan en el mismo una primera capa de los bizcochos de forma que cubran todo el fondo. Se echa un poco de coñac o cualquier otro licor al café, para humedecer con la mezcla los bizcochos que hemos colocado, de forma que queden mojados pero no empapados. Lo primordial es que la base tenga consistencia, por lo que hay que humedecerlos bien para que no queden secos después.

Capas de bizcochos

tiramisú
El último paso es ir colocando las capas de bizcochos

Para finalizar el tiramisú se cubre una capa de la crema que habíamos preparado, la mitad más o menos, cubriendo bien los bizcochos y los huecos entre ellos, y se repite el proceso colocando otra capa de bizcochos, pero esta vez que estén bien empapados, y encima se vierte el resto de la crema, formando otra capa. Se acaba espolvoreando una capa de cacao en polvo por encima y se deja en la nevera para que cuaje bien, unas 12 horas al menos. Pasado este tiempo, a disfrutar de él.