comscore
sábado, 4 febrero 2023 14:16

Arguiñano da una vuelta a las lentejas añadiendo estos ingredientes

Karlos Arguiñano nos propone un plato de legumbres perfecto para incluir en nuestro menú semanal: lentejas con chorizo y panceta, una receta fácil y deliciosa que forma parte de las comidas típicas de la gastronomía española. 

Las lentejas son una de las principales fuentes de hierro de origen vegetal. Pero atención porque el hierro de origen animal se absorbe con mayor facilidad que el de los vegetales. Para asimilar bien el hierro de las lentejas hay que tomar en la misma comida algún alimento que la contenga, como naranjas, pimientos, espinacas o tomates.

Además, como la proteína de la lenteja es de bajo valor biológico, si queremos equipararla a la que conseguimos tomando un bistec, deberemos combinar estas legumbres con cereales, semillas o frutos secos. Es por eso que la sabiduría popular une la lenteja con el arroz en muchos platos.

Ingredientes

Arguiñano da una vuelta a las lentejas añadiendo estos ingredientes

300 g de lentejas

100 g de chorizo fresco

200 g de panceta fresca

1 cebolleta

1 zanahoria

1 puerro

Aceite de oliva virgen extra

Sal

1 cucharadita de pimentón picante

Perejil

Elaboración de las lentejas de Arguiñano

Arguiñano da una vuelta a las lentejas añadiendo estos ingredientes

Pon la panceta en la olla rápida, cúbrela con agua y sazónala. Cierra la olla y cuece la panceta durante 40 minutos desde el momento en que suba la válvula. Retira y deja que se enfríe. Calienta 2-3 cucharadas de aceite en una cazuela. Pela la cebolleta y la zanahoria, y limpia bien el puerro (retirándole la parte inferior, la superior y 1-2 capas de hojas). Corta la cebolleta en dados, y la zanahoria y el puerro en cuartos de luna (finos). Agrega las hortalizas a la cazuela, sazona y cocínalas a fuego suave medio durante 8-10 minutos. Corta el chorizo en 4 trozos e incorpóralo.

Agrega las lentejas, cúbrelas con abundante agua (3-4 veces más que de lentejas), sazona y cuécelas a fuego suave durante 40-45 minutos. Agrega el pimentón y mezcla bien. Calienta una sartén sin aceite. Corta la panceta en 4 trozos, ponlos en la sartén y dóralos por los 2 lados. Sirve las lentejas con chorizo en 4 platos y coloca un trozo de panceta en cada uno. Adorna los platos con unas hojas de perejil ¡y a disfrutar!

Las lentejas se pueden cocinar sin necesidad de remojo, pero quedan mejor si se remojan ya que de esta manera la piel no se estropea y además se reduce la producción de gases. Al remojar las legumbres, parte de las sustancias que no se digieren bien en el intestino se diluyen en esa agua.

CONSEJOS

Te recomendamos que uses unos 50 o 80 gramos de lentejas por persona, porque al cocinarlas multiplican su peso unas dos veces y media. Es importante poner un mínimo de 4 veces más agua, ya que si ponemos menos se evaporará y se podrían quemar. Si se quedan sin agua hay que añadir más (y siempre caliente)

Aunque las lentejas son uno de los pocos tipos de legumbres que pueden hacerse sin hidratación previa, lo cierto es que quedan mucho mejor si se remojan (en agua fría). Unas buenas lentejas guisadas necesitarán como mínimo unos 40-50 minutos, algo menos si usamos variedades de cocción rápida. Con la olla exprés no es necesario poner tanta agua como en la olla convencional y la cocción es mucho más rápida por lo que es también un método más económico y eficiente.

La esencia de las lentejas

lentejas Arguiñano

Quién no ha deseado de vez en cuando un buen plato de lentejas. O no guarda en su memoria la receta de sus padres o abuelos que saboreaba de niño. Pero es que además de su sabor delicioso, es un alimento muy nutritivo con múltiples beneficios para el organismo. Y que también puede formar parte de ensaladas y purés. A día de hoy es un plato básico de la dieta mediterránea, símbolo de una dieta saludable, equilibrada y nutritiva. Aunque es cierto que son originarias del suroeste asiático, pero fueron pronto acogidas en las cocinas de los griegos y romanos.

Las lentejas destacan por su alto valor energético al tiempo que son un alimento rico en proteínas. Asimismo, son fuente de hidratos de carbono mientras que el contenido en grasas es casi inexistente, por lo que se trata de un alimento idóneo para quienes realizan una alta actividad física, como los deportistas.

Entre las variedades que se encuentran de estas pequeñas semillas redondas destacan la verdina, la pardina, la roja o la azul, entre otras. Además, estas son las únicas legumbres que no necesitan ser remojadas en agua para ser hidratadas. Pero más allá de la elaboración de guisos, las lentejas también son un ingrediente idóneo para la elaboración de ensaladas.

Favorecen el tránsito intestinal. Son ricas en fibra, lo que ayuda a combatir el estreñimiento. Bueno para la anemia. Constituye una buena fuente de hierro por eso son recomendables para las personas que sufren anemia ferropénica. Mejoran el funcionamiento del sistema nervioso. Es un alimento rico en potasio, necesario para el buen funcionamiento de los nervios. 

Buenas para las embarazadas. Gracias a su alto contenido en ácido fólico, que previene malformaciones en el feto. Aconsejable para los diabéticos. Gracias a que su consumo reduce los niveles de glucosa en sangre. 

Produce beneficios en los músculos, huesos y dientes. Gracias a su alto contenido en fósforo, puesto que aporta el 40% de la cantidad diaria recomendada. Mejora la concentración. Su contenido en hidratos de carbono de lenta absorción proporciona energía para el cerebro.