comscore
domingo, 4 diciembre 2022 7:46

La receta de lasaña de setas con la que te olvidarás de la carne

La lasaña se encuentra entre unos de nuestros platos preferidos de pasta. No la hago con la frecuencia que nos gustaría por las calorías que contiene, aunque cada ciertos meses, no puedo evitarlo. En este caso he querido aligerarla un poco haciendo lasaña de setas. Es verdad que lleva bechamel y los mismos ingredientes, pero haciéndola de verduras y no utilizando carne, parece que restamos un poco de «peso» al plato. Por supuesto el relleno lo podéis hacer a vuestro gusto totalmente, añadiendo o restando elementos.

Soy fan total de las recetas con setas, puedo decir que casi me gustan todas. Por eso me encanta aprovechar la temporada para preparar en casa platos de todo tipo con ellas. Ya sea en un risotto de setas, como parte del relleno de una empanada, en una tarta o pastel salado o como guarnición de una carne. Las setas son una alternativa perfecta para conseguir un menú sano, equilibrado y muy sabroso. No puede faltar en nuestro repertorio un plato que combine la pasta con las setas, acierto seguro.

En la receta de hoy encontramos champiñones silvestres y shitake, porque fue lo que me encontré por el mercado. Pero podemos hacer esta receta con las que más nos gusten o las que podamos encontrar según la temporada.

La lasaña de setas nos ofrece una alternativa vegetariana a la clásica lasaña de carne o pescado. Hace que sea un plato más ligero y apto para dietas bajas en calorías si reducimos la cantidad de salsa bechamel. Lo que os recomiendo es emplear ingredientes de calidad, desde la pasta, en este caso lasagna Garofalo, una de las mejores pastas de Italia.

Ingredientes

Lasaña de setas

700 g. de setas variadas (champiñones, shitake, níscalos…)

18 planchas de lasaña o lasagna Garofalo

2 dientes de ajo

1 puerro

250 g. de salsa de tomate y unas cucharadas de aceite de oliva virgen extra (para el sofrito)

Tomillo

Pimienta negra recién molida y sal (al gusto)

100 ml. de vino

150 g. de queso italiano Grana Padano recién rallado 

Para la bechamel: 

4 cucharaditas de harina de trigo de todo uso

70 g. de mantequilla 

1/2 litro de leche entera

1 pizca de nuez moscada

Sal y pimienta negra (al gusto de casa)

Sal y pimienta negra (al gusto de casa)

Preparación de la lasaña de setas

lasana de La receta de lasaña de setas con la que te olvidarás de la carne

Antes de nada limpiamos las setas de los restos de tierra que puedan tener. Soy partidario de lavarlas ligeramente si vemos que la tarea de limpiarlas de tierra es complicada, antes que comer arenillas cualquier cosa. Reservamos las setas hasta el momento de utilizarlas. Pelamos el ajo y lo cortamos en dados. Retiramos las hojas exteriores del puerro y los lavamos bajo el grifo para eliminar la tierra que pueda tener en su interior.

Cortamos en puerro en trozos y añadimos pal ajo y el puerro cortados en una sartén amplia con 3 o 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Rehogamos la verdura a temperatura media hasta que vemos que está blandita. Añadimos las ramitas de tomillo y las setas en trozos. Cocinamos hasta que las setas hayan evaporado parte de su agua. Añadimos la sal y el vino y dejamos que se evapore el alcohol durante 5 minutos.

Añadimos 200 gr. de salsa de tomate y dejamos que se cocina todo junto durante 6 o 7 minutos más. Apagamos el fuego y reservamos. En otra sartén grande derretimos la mantequilla. Cuando comience a calentarse añadimos la harina con una pizca de sal y la cocinamos trabajándola con una cuchara de madera durante unos minutos. Incorporamos medio vaso de leche y removemos hasta que se vaya absorbiendo por la harina.

Seguimos añadiendo leche a la sartén, sin dejar de remover, incorporándola en varias tandas hasta que la hayamos añadido toda. Removemos sin para a temperatura media baja para deshacer todos los grumos hasta que la crema comienza a hervir, cocinamos entonces durante 5 minutos y retiramos del fuego.

Cocinamos las placas de lasaña según las indicaciones del fabricante y procedemos al montaje. En el fondo de una fuente apta para horno extendemos el resto de la salsa de tomate y colocamos la primera capa de pasta. Distribuimos la mitad del guiso de setas por toda la superficie y cubrimos con una pequeña parte de la salsa bechamel que espolvoreamos con queso italiano Grana Padano recién rallado.

Colocamos la segunda capa de pasta y repetimos de nuevo la operación, primero guiso de setas, un poco de salsa bechamel que la cubra y queso Grana Padano rallado. Colocamos la última capa de placas de lasaña regamos con el resto de la salsa bechamel de forma que cubra toda la superficie y espolvoreamos con abundante queso Grana Padano.

Horneamos con el horno ya precalentado a 190º C. Con calor arriba y abajo, durante 15 minutos. Cambiamos a posición grill. Gratinamos durante 10 minutos hasta que la superficie este dorada. Retiramos la fuente del horno y servimos la lasaña estando aún caliente. Podemos acompañar este plato con una ensalada de rúcula y canónigos, tomate en láminas y un aderezo de vinagre balsámico. Con el complemento vegetal tendremos un plato único perfecto para llevar en taper al trabajo.