comscore
miércoles, 30 noviembre 2022 4:40

Espinacas con bechamel: La receta de Arguiñano para saborear la verdura

Como muchas verduras, las espinacas, por lo general, producen relaciones de amor o de odio. O te encantan, o las detestas. Si perteneces al primer grupo, ya sabemos que vas a disfrutar mucho de este plato. Si eres del segundo, queremos conquistarte con unas espinacas con bechamel. Al mezclarse con la bechamel, las espinacas adquieren un sabor mucho más suave y agradable, por no decir que la textura queda muy cremosa y se convierten en una delicia a cada bocado. Así que dales una oportunidad. ¡No te arrepentirás!

La receta no tiene ninguna sorpresa y es bastante directa en su elaboración. Por un lado se preparan las espinacas y por el otro, la bechamel. Por cierto, si usas espinacas frescas, que no te asuste pues abultan un montón, pero al contener una buena cantidad de agua su volumen disminuye al cocinarse y prácticamente se queda en nada. Anécdotas aparte, ya solo nos queda decir que en el último paso se juntan ambas preparaciones y se le da un golpe de gratinado con queso que le queda la mar de rico. ¿No te han dado ganas ya de probarlas? ¡Seguro que sí!

Ingredientes

Espinacas con bechamel

400 g de espinacas pequeñas 

4 huevos 

1 cebolleta 

1 diente de ajo 

30 g de harina 

1/2 l de leche 

100 g de jamón serrano 

60 g de queso rallado 

Aceite de oliva virgen extra 

Sal 

Pimienta 

Perejil

Pasos para elaborar las espinacas con bechamel

receta de espinacas con bechamel y queso 655x368 1 Espinacas con bechamel: La receta de Arguiñano para saborear la verdura

Pica el diente de ajo y la cebolleta en daditos. Rehógalos durante 4-5 minutos en una tartera con un par de cucharadas de aceite. Lava las espinacas e introdúcelas en la tartera. Rehógalas durante 1-2 minutos. Corta el jamón en dados, incorpóralo y mezcla bien. Añade la harina y cocínala durante un par de minutos. Vierte la leche, salpimienta y cocina la bechamel (removiéndola de vez en cuando) durante 8-10 minutos.

Reparte las espinacas con bechamel en 4 recipientes aptos para el horno. Casca los huevos, pon uno en cada recipiente, sazona y espolvoréalos con el queso rallado. Hornéalos (horno precalentado) a 200º durante 5-6 minutos. Retira los recipientes del horno y decóralos con unas hojas de perejil.

Consejo:

Cuando vayáis a preparar espinacas es importante lavarlas muy bien de manera que no les quede ningún resto de tierra. También es interesante retirarles el tallo porque acostumbra a amargar bastante.

La importancia de comer verdura

frutas y verduras de temporada Espinacas con bechamel: La receta de Arguiñano para saborear la verdura

El consumo de verduras es fundamental para tener un cuerpo y una mente sana, especialmente en el caso de los niños, que necesitan los nutrientes que contienen estos alimentos para garantizar un buen crecimiento de sus huesos y músculos. Por este motivo todas las iniciativas siempre ha intentado conseguir que los niños consuman más verdura y que tanto los mayores como los niños se conciencien de la importancia de estos alimentos para su crecimiento y salud.

Pero, ¿por qué es tan importante consumir verdura? Los vegetales en general contienen un importante nivel de nutrientesvitaminas y proteínas que resultan fundamentales para la salud de los más pequeños. ¡Veamos todos los beneficios que presentan las verduras para los más pequeños de la casa!. En primer lugar, las frutas y las verduras son la fuente principal de vitaminas, necesarias para hacer frente a agentes externos y para aumentar nuestras defensas. De este modo las verduras van a ser un importante aliado para prevenir enfermedades tan comunes como la gripe.

En segundo lugar, las verduras tienen un bajo contenido en grasa por lo que son muy beneficiosas para prevenir la obesidad infantil. En este sentido podemos afirmar que en casos de prevención o tratamiento de obesidad infantil es fundamental el consumo de verduras para reducir el nivel de grasa en los niños y niñas.

En tercer lugar determinadas verduras como la cebolla, la zanahoria o la patata son muy beneficiosas para curar heridas y agilizar la cicatrización de esas heridas que son tan comunes en los más pequeños.

En cuarto lugar hay que destacar la existencia de determinadas verduras como la cebolla, la remolacha, el apio, la soja, los guisantes, las habas, las judías verdes y las patatas, que debido a su alto contenido en calcio ayudan a que los niños tengan unos huesos más fuertes, hecho que se torna fundamental en la etapa de crecimiento de los más pequeños.

En quinto lugar las verduras son un importante aliado para prevenir enfermedades que afectan al sentido de la vista y del oído, de tal modo que consumiendo por ejemplo zanahorias conseguimos mejorar la salud visual de los más pequeños, mientras que con el consumo de cebolla fomentamos la salud auditiva.

En sexto lugar hay que destacar que no sólo las verduras ayudan a prevenir enfermedades sino que también son recomendables para tener una mejor salud física ayudando a tener una piel más suave, un pelo más fuerte y unos dientes más sanos. Es evidente que las verduras son imprescindibles para los niños debido a la gran variedad de propiedades que contienen y a los beneficios que presentan para los más pequeños ¡A comer verdura se ha dicho!