comscore
martes, 29 noviembre 2022 1:16

Regreso al pasado a lomos de una moto clásica

Se considera que una moto es clásica cuando su edad supera las tres décadas. Aunque, como puede verse, es un concepto bastante sencillo de comprender, todavía hay quienes confunden las motos clasicas con las motos históricas. Estas últimas suelen son motos que han pertenecido a alguna personalidad importante, con cierta trascendencia histórica, o que forman parte de los denominados «vehículos de colección«: categoría en la que entran por criterios como su singularidad o escasez. Casi todas las marcas que actualmente prosigen con la fabricación de motos tienen motos clásicas. La empresa japonesa Kawasaki cuenta con unos cuantos modelos que entran en este grupo. En este artículo recogemos algunos.

Kawasaki 900 Super4 Z1

Con esta moto se abre la saga Kawasaki Z. En 1972, se presentó en Estados Unidos este modelo por primera vez. Se trata de una moto de cuatro cilindros, con distribución DOHC de doble árbol y capaz de alcanzar ua velocidad superior a los 200 Km/h gracias a su propulsor de 82 CV. Su apariencia deportiva iba acorde a las prestaciones que ofrecía. Disponía de iluminación nocturna, asuencia de vibraciones y arranque eléctrico.Cuatro años depués, en 1976, pasó a denominarse Z900. Sólo efectuaron pequeñas modificaciones en la Kawasaki original: incluir un segundo disco frontal, nuevos amortiguadores traseros, tapón con cerradura para la gasolina y asiento más ergonómico.

Kawasaki Z400

Esta Kawasaki, también Z, se introdujo en el mercado en 1974. En este caso, la moto cuenta con dos cilindros en línea. Este modelo hizo que Kawasaki fuese la primera marca japonesa en fabricar una moto en Estados Unidos, concretamente gracias a la factoría que Kwasaki tenía en aquel entonces en el estado de Nebraska. La Kawasaki Z400 actual aún conserva los dos cilindros en línea del prototipo de 1974.

Kawasaki Z110 GP

Cuando se lanzó en 1981, se hizo con un lema que la presentaba como la moto más rápida de Kawasaki. Contaba con una potencia superior a los 110 CV e inyección electrónica. Se trata de una de las primeras superbikes. Tenía, de hecho, más de 1.000 cc. Como buena superbike que era, esta motocicleta se diseñó con todas las características propias de las motos que se utilizan en las competiciones importantes de motociclismo.

¿Cómo se matriculan las motos clásicas?

Laboratorio oficial

El primer paso es certificar su autenticidad. Para ello, es necesario acudir a un laboratorio oficial (que esté reconocido por la Consejería de Industria) de la comunidad autónoma donde residamos y someter a la moto a un examen que certificará que la moto cumple con los requisitos del Real Decreto 920/2017, de 23 de octubre, y el Real Decreto 1247/1995, de 14 de julio. Revisarán la carrocería y las piezas mecánicas, a fin de comprobar que son las originales. Es necesario acompañar la examinación de una documentación en la que se especifiquen las características técnicas de la moto. Es vital que la moto no haya experimentado ningún cambio sustancial en sus componentes principales para que sea considerada clásica. Si tiene alguna modificación en el motor, frenos, dirección, suspensión o carrocería no pasará el examen.

Informe del fabricante

El fabricante, en este caso Kawasaki, habría de certificar que el vehículo cumple con los requisitos necesarios para considerarlo clásico.

Catalogación

En la misma Consejería de Industria completan el proceso de catalogación oficial como que la moto es clásica.

Pasar la ITV

Con la catalogación ya conseguida, el siguiente paso es acudir a la ITV. En función del grado en el que se icluya la moto clásica, la frecuencia para pasar la ITV varía:

  • Cada dos años: Moto clásica con una antigüedad no superior a 40 años.
  • Cada tres años: Moto clásica con antigüedad entre 40 y 45 años.
  • Cada cuatro años: Moto clásica con una antigüedad mayor a los 45 años.

Consigue la matrícula

El paso final es obtener la matrícula como moto cásica. En este caso, se recurre a la Jefatura de Tráfico y se rellena alí la solicitud de matriculación de vehículos clásicos e históricos. En caso de que la moto no contara con matrícula previa, dan una nueva. Si, por el contrario, ya tenía matrícula, se puede mantener la ya existente y añadir, aparte, una placa adicional circular en la que se especifica que es una moto clásica con las iniciales de VH (Vehículo Histórico).

¿Necesitan seguro?

Por supuesto. Hay seguros para motos clásicas especializados en estos casos exclusivamente. Los más básicos incluyen, por lo general, seguros sin asistencia (que se recomiendan para motos clásicas que se tengan como exhibición y no, como medio de circulación por caretera). En el caso de los seguros algo más completos, estos se dirigen a motos clásicas que sí participen de desfiles, de convenciones, que rueden sobre el asfalto. En ambos casos, se cubre la RC obligatoria, la RC voluntaria, la RC de la carga, la defensa y reclamación de daños, los accidentes que afecten al conductor y también, al vehículo.