comscore
viernes, 2 diciembre 2022 6:13

Langostinos al horno: el entrante rápido y especial para un domingo

Los langostinos, como ocurre por lo general con el turrón, no tienen por qué ser solo un plato que se sirve en navidades o en banquetes especiales. Por mucho que no hay mesa navideña en la que falte el marisco, éste en concreto se puede tomar a diario, ya que hay muchas recetas para prepararlo que no revisten dificultad alguna. Ejemplo de ello es la que vamos a mostrar a continuación, hechos al horno, que es sencilla aunque sí requiere mucha atención para darle el punto exacto, porque no hay nada peor que un langostino reseco, ya que no se puede ni pelar.

Propiedades de los langostinos

langostinos
Imagen de langostinos cocidos

Comer langostinos nos aporta también beneficios a nuestro organismo ya que su carne cuenta con muchas proteínas y tiene poca grasa, aunque si por algo destaca es por su contenido en ácidos grasos omega-3. Otros nutrientes destacados son el yodo, el fósforo, el selenio, el calcio, el magnesio y el zinc, entre los minerales; y las vitaminas B12 y B3, entre las vitaminas. Es un alimento recomendado especialmente para el desarrollo muscular. Los que son ricos en proteínas como éste, están recomendados durante la infancia, la adolescencia y el embarazo.

El colesterol y los langostinos

langostinos
No está claro si los langostinos perjudican o benefician a tu colesterol

A la hora de comer langostinos hay que tener en cuenta que su contenido en colesterol es elevado, algo a tener en cuenta si ya lo tienes elevado o en el caso de dietas especiales. Eso sí, la abundancia de yodo que se puede encontrar en este alimento, es beneficiosa para el metabolismo, regulando el nivel de energía y el correcto funcionamiento de las células. Además, el yodo de los langostinos, ayuda a regular el colesterol, así como a procesar los hidratos de carbono, fortalecer el cabello, la piel y las uñas.

Ingredientes de la receta

langostinos 2 Langostinos al horno: el entrante rápido y especial para un domingo
Para seis personas necesitaremos un kilogramo de langostinos crudos

Si quieres preparar unos deliciosos langostinos al horno y no tener que estar pendientes de ellos en la cocina, porque quedarán deliciosos y siempre en su punto, esta es tu receta ideal y la más básica que puedes adaptar a tus gustos añadiendo otros ingredientes como ajo, brandy, perejil…, ¡lo que te apetezca!. Para hacerla para, por ejemplo, seis personas, necesitarás como ingredientes 1 kilogramo de langostinos crudos, un chorro de aceite oliva virgen extra, un pellizco de sal, un pellizco de pimienta negra molida, un chorro de vino blanco y otro chorro de zumo de limón.

Primeros pasos

langostinos 3 Langostinos al horno: el entrante rápido y especial para un domingo
No hay que amontonar los langostinos en la bandeja

Para preparar estos langostinos al horno lo primero es colocarlos en una bandeja o fuente apta para el horno (sin amontonar en exceso). Se exprime entonces el limón y se riega el marisco con un chorrito. A continuación se les pone un hilo de aceite de oliva virgen extra y un chorrito de vino blanco y se sazona todo con sal y pimienta negra molida. Un buen truco para que estén aún más sabrosos sería el cambiar el vino blanco por brandy, por un vino seco tipo manzanilla o, por ejemplo, con cava.

Cómo finalizar la receta

langostinos
A la hora de emplatarlos lo puedes hacer como desees, pero siempre de uno en uno

Una vez que tenemos los langostinos bien aderezados, se introducen en el horno precalentado a 200 º centígrados y se cocinan durante 10 minutos. Con ese tiempo ya estarán listos para servir. Eso sí, no hay que dejarlos demasiado tiempo en el horno porque de hacerlo se quedarán resecos y será difícil hasta pelarlos luego. Con esta receta difícilmente vas a quedar mal con tus comensales, sin contar que es un entrante rapidísimo de cocinar. Es ideal para servir antes de un plato fuerte, como puede ser solomillo de cerdo en salsa Strogonoff o lomo de cerdo relleno

Otras recetas con este marisco

langostinos
Otra receta sería hacerlos al whisky

Los langostinos se puede comer de mil maneras, pero además de la anterior te vamos a contar alguna que no te puedes perder, empezando por supuesto con la de cocidos. Para hacer éstos basta con meterlos en una olla con agua que esté hirviendo, apagar el fuego, taparlos y contar dos minutos y medio. Se retiran inmediatamente con una espumadera y se sumergen en un recipiente con agua salada helada. Otra modalidad sería al whisky, y para ello se pelan, se reservan las colas y se cuecen las cabezas y las pieles en un cazo con un poco de agua y sal. En una sartén se sofríe con un poco de aceite cebolla picada muy fina, ajos y las cabezas y pieles de langostinos, se añade un chorro de coñac y se flambea. Luego se trituran las cabezas y las pieles, se pasan por un colador chino, y se sofríe en un poco de aceite las chalotas muy picadas con un poco de sal hasta que queden transparentes, se agrega el whisky y el tomate rallado y se reduce antes de incorporar la reducción de las pieles y cabezas y se deja macerar media hora.