comscore
viernes, 2 diciembre 2022 8:39

Espaguetis a la boloñesa: El ingrediente especial que usa Arguiñano

La salsa boloñesa es una “base interesante” para cualquier receta de pasta, ya sean macarrones, espaguetis a la boloñesa, canelones o lasaña. Karlos Arguiñano ha preparado esta boloñesa para una lasaña porque asegura que tiene “una base interesante”. Además nos anima a todos a apuntar su boloñesa particular, ya que como él dice: “sirve para toda la vida”. Y si encima le añadimos el ingrediente sorpresa de Karlos Arguiñano, acabaremos obteniendo ese “punto gracioso” del que nos habla el cocinero.

Y es que no solo con spaghetti, la salsa boloñesa es de lo más versátil y por eso me encanta preparar una gran cantidad para congelarla en porciones y tenerla siempre disponible ya que se puede utilizar en multitud de recetas como por ejemplo para elaborar unos champiñones rellenos al horno, cocinar berenjenas rellenas de carne picada al microondas o lanzarte a la cocina internacional y preparar una sabrosa musaka o moussaka griega o una pizza calzone casera con salsa boloñesa y verduras.

Si te encanta la pasta vas a disfrutar con la selección de recetas de pasta, entre las que se encuentra otra muy similar a ésta, los rigatoni con salsa boloñesa, además de otras tan populares como la lasaña de carne a la boloñesa, la lasaña de verduras, los macarrones al horno gratinados, los clásicos espaguetis a la carbonara (y la versión no tradicional de espaguetis a la carbonara con nata), los macarrones con salsa roquefort, los espaguetis con gambas, la pasta Alfredo con su famosa Salsa, los canelones de carne picada con pasta fresca y una receta muy especial con salsa casera, los tagliatelle con salsa pesto.

Incluso puedes aprender cómo elaborar tu propia pasta fresca en casa y mi receta más especial, los macarrones de Escándalo con bechamel de mostaza y queso, ¡deliciosos!

Ingredientes

espaguetis a la boloñe
  • Para 4 personas:

400 gr. de tallarines

1/2 kg. de carne picada 

2 zanahorias

1 cebolla

1 rama de apio

1/2 l. de salsa de tomate

1 vaso de vino blanco

Aceite virgen extra

Sal

Albahaca

Pimienta

Perejil

Pasos para elaborar la receta

espaguetis a la boloñesa

Pica la cebolla y las zanahorias finamente y ponlas a pochar en una cazuela con un poco de aceite. Limpia el apio e incorpóralo. Cuando esté dorado, añade el vino blanco, la albahaca y la salsa de tomate. Cocina todo junto durante 10 minutos.

En una cazuela pon abundante agua a cocer. Cuando empiece a hervir, sazónala, añade un chorrito de aceite e introduce los tallarines. Deja cocer durante 8-10 minutos. Retira la pasta, refréscala y resérvala.

Salpimienta la carne, sofríela brevemente e incorpórala a la cazuela del tomate. Guisa durante 2-3 minutos. Saltea los tallarines en una sartén con un poco de aceite. Sírvelos en una fuente y la salsa boloñesa encima. Decora con una rama de perejil.

Consejo

Cuando la pasta está poco cocida no tiene buen sabor y su consistencia es similar a la goma de mascar, muy cocida es demasiada blanda. Si no tienes mucha experiencia conviene probarla a menudo para descubrir si está a punto.

De dónde nació la salsa a la boloñesa

salsa bolonesa Espaguetis a la boloñesa: El ingrediente especial que usa Arguiñano

Esta es una de las más conocidas y deliciosas. Sus orígenes se pierden en la Antigua Roma, cuando su receta fue tan conocida por ser exportada durante la conquista romana a la Galia en el siglo I a.C. ¿Sabías que su nombre original es ‘ragù’? Procede del verbo francés ‘ragoûter’, que quiere decir abrir el apetito. Desde luego hace honor a su nombre y es que su receta es exquisita.

Curiosamente en sus orígenes surgió no como una salsa sino como un segundo plato hecho de carne que con el tiempo pasó a colocarse en el pan a modo de relleno. El nombre “bolognesa” viene del nombre de la ciudad de Bolonia (Italia). Esto surgió en la Edad Media gracias a su Universidad y a la circulación de estudiantes y profesores por Europa.

En su origen la elaboración era algo diferente a como se hace actualmente. Antes se utilizaba una parte específica de la carne de buey llamada cartella, pero con el tiempo se fueron usando nuevas partes más fáciles de encontrar. Según la receta original, nunca se debe usar carne de cerdo, tan solo de buey cortada en dados. Además  en la receta original las verduras se fríen en panceta y no en aceite como actualmente. Por otro lado, en lugar de tomate, se cocía vino blanco y leche. 

A lo largo de los años la receta ha sufrido modificaciones, es por esto que en 1982 se registró la receta original ante notario, la Academia de Italia de la Cocina y la Cofradía del tortellino la convirtieron en Patrimonio de la Humanidad para mantener la realización más auténtica de esta magnífica salsa.

La receta actual consiste en picar verduras (zanahoria, ajo, cebolla, apio) y pocharlas junto a la carne picada y el tomate en aceite de oliva, dejando que todo se cocine a fuego lento durante un buen rato, unas dos horas aproximadamente. Pastas largas y anchas como los fetuccini o los pappardelle son idóneas para acompañar esta salsa. Añadimos un toque de pimienta negra recién molida y un poco de queso parmesano ¡Eccezionale!