comscore
miércoles, 21 febrero 2024

Ana Obregón no volverá a ser la misma: «Aless, nos regalaste tantos momentos desde tu primer verano …»

La vida de la presentadora de ¿Qué apostamos? Ana Obregón cambió completamente el 13 de mayo de 2020, cuando fallecía a sus 27 años su único hijo, Aless Lequio, por un sarcoma de Ewing, un tipo raro de cáncer que se da con más frecuencia en niños y adultos jóvenes. El golpe más duro de su vida que recuerda todos los días, especialmente los meses de verano donde la actriz compartía con su niño la época estival en las playas de Mallorca. Unos momentos que nos ha vuelto a mostrar en sus redes sociales donde, por cierto, hemos podido ver un poco más de El Manantial, su refugio de ensueño.

La casa donde pasaba los veranos con Aless

Ana Obregón no volverá a ser la misma: "Aless, nos regalaste tantos momentos desde tu primer verano ..."

> «Julio 1992 en Mallorca«, apunta la conductora de Gracias por todo en esta publicación de sus redes sociales, «el arte de confeccionar nuestra vida es hilvanar momento con hilos de amor. Y tú, Aless, nos regalaste tantos desde tu primer verano». Una frase con la que la actriz de Cuba nos recuerda como de felices fueron los veranos que pasó junto a su hijo en El Manantial.

Esta casa familiar fue construida por su padre en los años 60 y tiene un terreno de 8.000 metros cuadrados de los que aproximadamente 1.000 son construidos. ¡Imaginaros que paraíso! Idílico sin ninguna duda, donde la que fuera concursante de MasterChef Celebrity está a 140 metros de un acantilado, con vista al mar. Además, cuenta con siete dormitorios con cuarto de baño propio, salón, cocina, terraza … ¡Una propiedad digna de admiración, donde la modelo está lidiando con el que es, sin duda alguna, el peor momento de su vida!

La productora no deja, ni dejará de homenajear al niño que tuvo con el Conde Alessandro Lequio, especialmente hace cinco días, cuando se cumplieron dos años y dos meses de la muerte de Aless. Lo hacía con unas conmovedoras palabras en su cuenta de Instagram: «💔 26 meses sin ti 💔. Odio el 13. Hace 26 meses tuve que decir adiós para siempre a mi hijo , el amor de mi vida, y desde entonces me cuesta tanto vivir. 🙏🏽 Estas fotos son de uno de tus últimos veranos en Mallorca, adorabas el azul turquesa del mar mediterráneo y esas olas que cada día me cantan tu nombre: ALESS».

Ana no lo supera

Ana Obregón no volverá a ser la misma: "Aless, nos regalaste tantos momentos desde tu primer verano ..."

> Y nunca lo hará. Eso es algo que la bióloga de carrera siempre ha dejado claro. También lo hizo una de las últimas veces que se acordó públicamente de Aless, o como ella lo llama, «la luz de su vida».

Sentimientos que Obregón conserva, «en el lugar donde guardo todo lo que no pudo ser». ¿A qué se refiere con esta frase? A todos los te quiero de su hijo, sus abrazos, su risa, su genialidad, su protección, su ejemplo y su generosidad, o, en otras palabras, «un lugar lleno de ti y vacío de mí». Y es que si algo le ha enseñado esta herida, es que muchas de las situaciones que se presuponen son mentira.

«He aprendido que es mentira que el tiempo lo cura todo», escribe refiriéndose a una frase que usamos como consuelo en muchas ocasiones, pero que a partir de cierta edad y sobre todo de ciertas perdidas, deja de tener sentido.

«Hay heridas que siguen sangrando toda la vida, pero aprendes que la distancia puede evitar un abrazo, un beso», aunque lo que Ana no sabe como evitar es, «el amor infinito que crece cada día». Un cariño que la actriz intenta superar con su padre, Antonio García Fernández, su labor en la Fundación Aless Lequio, con sus nuevos proyector profesionales y, por supuesto, con sus famosos posados de verano.

El último fue en 2019

Ana Obregón no volverá a ser la misma: "Aless, nos regalaste tantos momentos desde tu primer verano ..."

> Ya no hace más posados, no tiene ni fuerzas ni ganas para hacerlos, pero los recuerda como una de las espontaneidades más positivas que se le han ocurrido en su vida. De hecho, durante los años 90, y la época de los 2000, la actriz de Juntas, pero no revueltas marcaba un antes y un después en el inicio del verano en España. Era el inicio oficial de las vacaciones, aunque en realidad el motivo por el que se los hacía era mucho más práctico de lo que os podéis imaginar.

El motivo de sus posados no era otro que acordar de manera táctico con los paparazzi un pacto. La presentadora les daba las fotografías que ellos querían y a cambio, ellos las dejaban disfrutar tranquilamente de sus baños en la costa de Mallorca, Marbella o Estepona. Sus lugares en los que habitualmente descansaba.

Este año no ha hecho su usual posado de vernos, de hecho no lo hace desde que se murió su niño, pero no ha querido dejar de inaugurar la temporada estival: «Quiero daros la bienvenida al Verano.😎», y añade, «he recopilado algunos de los posados míticos de verano que los medios bautizaron como el pistoletazo de salida a esta maravillosa estación. Para mi es un orgullo que pensaran en mi para esta época llena de luz y buena energía, por ello estoy muy agradecida. El mejor es sin dudas el primero. El último fue en el 2019 cuando aún era feliz. Feliz verano a tod@s❤️».