comscore
miércoles, 12 junio 2024

Radares ‘invisibles’ de la DGT: Dónde están y cómo son

El objetivo principal de la DGT (la Dirección General de Tráfico) es reducir a la mínima expresión el número de accidentes que hay en las carreteras españolas, y de ahí que no dude en aplicar para ello cualquier avance de la tecnología. En este sentido, los radares, o cinemómetros, tienen como objetivo controlar la velocidad en puntos de la carretera especialmente conflictivos y donde el exceso de velocidad suelen causar accidentes de tráfico. Por este motivo, desde 2018 la DGT ha estado probando unos modelos de última generación, los denominados veloláser, que llevan desde entonces poniendo sanciones.

1
Los nuevos radares de la DGT

Así son los veloláser

Estos pequeños dispositivos de la DGT, cuentan con un tamaño de apenas 50 centímetros y un peso de dos kilos, lo que hace que su localización sea muy difícil de percibir, por eso se le denomina como radares «invisibles». Sus pequeñas dimensiones posibilitan que se puedan utilizar con un trípode o adosados a una señal mediante un dispositivo imantado de forma que hacen casi imperceptibles su localización. En un principio estaban también diseñados para usarlos anclados a la bionda de un quitamiedos, sin embargo, se consideró que en esa ubicación podría ser peligros para los motociclistas en caso de un impacto contra la barrera que delimita la carretera. Su pequeño tamaño también posibilita que vaya incorporado en las motocicletas de la Guardia Civil. Su funcionamiento es posible tanto de día como de noche.

Espalda