viernes, 21 enero 2022 8:11

Sálvame: los dos colaboradores que ‘solo’ ganan 600 euros por programa

A punto de cumplir 13 años en antena (los cumplirá en marzo), ‘Sálvame’ ha sido siempre una fuente inagotable tanto de ingresos como de audiencias para Telecinco. Los primeros empezaron a mermar cuando los anunciantes comenzaron con sus boicots, renunciando muchos a publicitarse en dicho espacio por las polémicas continuas que se vivían en su plató. Las segundas han empezado a decrecer en 2021, hasta el punto de que la cadena decidió poner otro programa en la hora previa al informativo, con Sonsoles Ónega a la cabeza. Pese a todo, lo único que no han bajado con el paso del tiempo han sido los sueldos de los colaboradores, que siguen siendo hasta podría decirse que «escandalosos» para los tiempos actuales y teniendo en cuenta que mucha gente en el país no gana ni lo que cualquiera de ellos en una sola tarde.

Las polémicas de Sálvame

Sálvame
El equipo de Sálvame, cuando todavía estaba Mila Ximénez

Generar polémicas es casi el alma mater de ‘Sálvame’, un programa en el que también se intenta cada tarde desvelar exclusivas y, sobre todo, crear un espectáculo de entretenimiento. Con esas máximas se ha situado dentro de la lista de los 10 programas de entretenimiento más vistos en España en todos los tiempos, pese a que las críticas adversas cada vez hayan sido mayores. Así, no sólo es el que más quejas acumula por no cumplir el Código de Autorregulación de Contenidos Televisivos e Infancia sino que incluso han llegado a solicitar su retirada de la programación diversos organismos públicos y particulares. Estos casos llevaron a la apertura, por parte del Ministerio de Industria, de un expediente sancionador contra Mediaset España.​ Asimismo, a mediados de julio de 2011, lAsociación de Usuarios de la Comunicación pidió también su retirada de la parrilla televisiva.​ Igualmente, en la red existen campañas para presionar la retirada del programa del horario de protección del menor, ya que el formato podría incumplir lo estipulado en el código de autorregulación, punto de referencia de la ley general audiovisual.