comscore
miércoles, 10 agosto 2022 16:51

Cómo preparar tu piel para esta primavera

A medida que la temporada de invierno comienza a acercarse a su fin, es el momento de que cambiemos muchos de nuestros hábitos de clima frío. Desde cambiar la forma en que nos vestimos hasta la forma en que limpiamos nuestras casas, hay muchos ajustes que hacer cuando llega la primavera. Y uno de los más importantes tiene que ver con la piel, y cómo prepararla para el clima primaveral.

6 formas de preparar tu piel para la primavera

Empieza a plantarle cara a la celulitis

No esperes a que haga calor para empezar a tonificar y embellecer tu cuerpo, pues no llegarás a tiempo para acabar con uno de los problemas más comunes: la celulitis. Para luchar contra la celulitis con buenos resultados lo mejor es que te hagas con una buena crema anticelulítica (de calidad), te apuntes al gimnasio (o te compres equipamiento para entrenar fuerza en casa), y comiences a restringir los azúcares refinados y las grasas saturadas.

Estos son los 3 pilares en la lucha contra la piel de naranja, pero no son los únicos. También puedes complementarlos con el cepillado en seco, duchas frías, y algunos tratamientos en cabina como la cavitación. Toda ayuda es poca para acabar con esta condición tan predominante en las féminas.

No descuides la exfoliación

A la hora de preparar tu piel para la primavera, debes recordar que es importante que sigas con la exfoliación. Aunque la piel no se secará tan rápido como lo hizo durante los meses de invierno, aún podría experimentar descamación y asperezas durante la primavera.

Cualquier producto exfoliante (uno barato nos puede servir) que sea suave y que no descuide los ingredientes hidratantes puede ayudarte a deshacerte de las células muertas y mantener tu cutis y tu cuerpo limpio.

Cambia a un hidratante más ligero

Asegúrate de cambiar tu crema hidratante nutritiva (ideal para evitar la sequedad durante el frío), por otra alternativa más ligera. A medida que va aumentando la temperatura, la piel comienza a producir más grasa de forma natural, lo que hace que las lociones o cremas más espesas sean demasiado pesadas y saturen el cutis.

Pero no pienses que ahora no necesitas utilizar ningún tipo de hidratante. La hidratación es importante durante cualquier época del año, pero ahora es el momento de migrar a un producto que sea más ligero y rápido de absorber.

Empieza a prevenir los brotes de acné

Además de exfoliar regularmente y cambiar a una hidratante más ligera, debes intentar anticiparte a los brotes de acné con otros métodos. El acné es muy común durante los períodos de transición, ya que el cutis necesita tiempo para adaptarse a las nuevas condiciones.

Comienza a usar serums, tónicos y cosméticos para el cuidado de la piel más equilibrantes (que equilibren la producción de grasa), y si eres propensa al enrojecimiento, un serum calmante te puede ayudar. Y si te sale un granito, recuerda: no te lo toques. Hay muchos productos que funcionan bien para secar el grano en poco tiempo.

Aumenta la cantidad de protección solar

Aunque hay que proteger la piel del sol durante todo el año (sí, también en invierno y aunque esté nublado) todos enfrentamos un mayor riesgo de quemaduras solares en los meses más cálidos, cuando los rayos solares inciden más.

Aplicar un protector solar de SPF 30+ con más frecuencia puede ser muy ventajoso para la salud general de tu piel, tanto de la cara como del cuerpo. ¡Asegúrate de no omitirlo bajo ninguna circunstancia!

Por si no lo sabías, los rayos dañinos del sol pueden acelerar el proceso de envejecimiento, y probablemente hayas notado que las arrugas y las líneas finas parecen más prominentes en la piel deshidratada. Además de eso, la exposición al sol también puede generar manchas y tono de piel desigual, así que no cometas el error de olvidarte de el.

Suaviza tu maquillaje

Otra cosa que puedes hacer para aclimatar tu piel al clima primaveral es reducir la cantidad de maquillaje que te aplicas. Esto se debe a que puede darle una textura extraña o un aspecto brillante durante los meses más cálidos. Optar por una base más cremosa en lugar de polvo puede marcar la diferencia al permitir que tu cutis respire.

Tienes todas estas formas para preparar tu piel para la primavera. Si esta es una de tus principales prioridades, todo lo que tienes que hacer es ceñirte a nuestros consejos y pautas. ¡El éxito está garantizado!