comscore
miércoles, 17 agosto 2022 10:45

Gran Hermano: ¿Qué ha sido de Ania Iglesias, la modelo que casi gana GH 1?

Hace 21 años, cuando se estrenó ‘Gran Hermano‘, poca gente conocía a Ania Iglesias, salvo su familia, sus amigos de Valladolid, su ciudad natal, y las personas con la que desempeñaba su papel de modelo. Se presentó al casting porque quería ser famosa pero con el paso de los años se dio cuenta de que eso no daba la felicidad, y, a diferencia de otras muchas personas que han participado en realities televisivos, decidió vivir al margen de la televisión, pese a la fama que había obtenido en la misma. Según ella misma ha escrito este año en sus redes sociales: «Cambié en lo que yo quise cambiar. La vida es un teatro, hay papeles más destacados que otros, pero todos son necesarios e importantes y hay que vivirlos, hasta que las luces y el telón se cierren. Perseguía la gloria, lo que nunca supe es que fuera a ser parte de la historia y la memoria”.

De la TV a ejercer de coach

Gran Hermano
Ania, hoy en día

A la espera de su ansiada unión sentimental, Ania Iglesias es hoy en día alguien muy distinto a aquella modelo que ingresó en ‘Gran Hermano‘ en el año 2000. En la actualidad regenta un centro de belleza y es también la responsable formativa de estética y peluquería avanzada. Pero además, tampoco ha olvidado su vena interpretativa y sigue haciendo esporádicamente obras de teatro o monólogos colaborando con otros actores. A todo ello le anima sin lugar a dudas Javier Fandiño, jefe de Ventas de Applied Podiatry, una innovadora tecnología destinada a los tratamientos de podología. La mujer a la que tan sólo Ismael Beiro impidió ser la primera ganadora del reality de Telecinco, que siempre ha hecho gala de su ambición en la vida, tampoco descarta volver a la televisión. Ella misma ha declarado recientemente en sus redes sociales que no ha perdido el interés por el medio que le dio fama y popularidad en todo el territorio español, aunque ha precisado que lo más importante es tener salud y vida, así como alejarse de ambientes tóxicos, energía negativa y tensiones. Toda una buena filosofía.