viernes, 28 enero 2022 19:29

¿Fue justa la final de MasterChef Celebrity?

El pasado mes de noviembre terminó con la esperada final de MasterChef Celebrity, la sexta edición del programa que nos brindó todo tipo de platos y anécdotas. La gala comenzó con una prueba que enfrentó a Juanma Castaño, David Bustamante, Miki Nadal y Belén López, los cuales tuvieron que replicar un plato del famoso cocinero Jesús Sánchez. Juanma resultó el vencedor de la prueba, lo cual le brindó el billete directo al duelo final. Tras ello, los tres concursantes restantes se enfrentaron en una reñida prueba de exteriores, en la cual Miki consiguió brillar más que los demás. Finalmente, Juanma y Miki se enfrentaron, pero para la sorpresa de los espectadores, el veredicto del encuentro final.

Dado que en todas las ediciones de MasterChef siempre hay un claro vencedor, este resultado ha despertado todo tipo de opiniones. Para plantear si el veredicto es justo o no, primeramente debemos de tener en mente que MasterChef es ante todo un programa de entretenimiento. El mundo de la cocina es cada vez más popular, pues es posible encontrar incluso aplicaciones que simulan cocinados, como el juego Cooking Fever, o incluso juegos de casino inspirados en distintos alimentos como la slot Funky Fruits, en el cual aparecen frutas que parecen estar listas para convertirse en un batido veraniego, entre otros. Por ello, no es de extrañar que TVE haya intentado que su programa culinario sea lo más sorprendente posible.

En este punto, cabe preguntarse hasta qué punto MasterChef debería de modificar sus reglas con el objetivo de entretener al público, y si ello es positivo o negativo para el formato del programa. El formato, de varias horas de duración, está pensado como una competición entre una serie de concursantes que tienen nociones de cocina. No obstante, el estilo de las pruebas en ocasiones puede otorgar ventajas extra a ciertos concursantes, por lo que la estrategia también es importante para ganar.

Si el programa fuese realmente rígido y se basase únicamente en las habilidades culinarias de los concursantes, es probable que aburriese a una gran parte del público que lo mira como espectáculo. Por ende, parece claro que el componente sorpresa no puede faltar, pero también cabe decir que en ocasiones puede ser demasiado evidente cuándo el jurado busca satisfacer al público o crear algún tema de debate en las redes. Por ejemplo, en esta última edición, hicieron que se conociesen la novia y la madre de Juanma. 

En consecuencia, se puede afirmar que el resultado de la final de MasterChef fue relativamente justo, pues contentó a la mayoría del público, que pudo observar como ambos participantes se esforzaron en la prueba final. Aun así, este tipo de licencias desvían la idea original del programa, lo cual también puede causar numerosas quejas. Por ello, lo más recomendable es que el público que desee ver MasterChef no olvide que a fin de cuentas es un programa de entretenimiento, por lo que en más de una ocasión nos sorprenderá con resultados que nunca habríamos imaginado.