miércoles, 6 julio 2022 11:21

Curiosidades de las apuestas deportivas que definitivamente tienes que saber

#APUESTAS | Contenido para mayores de 18 años

El deporte es un mundo en el que abunda la pasión, la adrenalina y la competitividad. Toda persona que participa en un deporte lo hace porque es algo que realmente disfruta. Lo mismo ocurre con las personas a las que simplemente les gusta verlos. En el mundo de las apuestas deportivas, encontrarás una amplia gama de especialidades. Sin duda, descubrirás la que mejor se adapte a tus preferencias. Si a la perspectiva de ganar dinero le añadimos la alegría de seguir los deportes, hemos descubierto una combinación que no querrás perderte. Si estás listo para dar tus primeros pasos en este fascinante campo, hay varias casas de apuestas deportivas donde puedes empezar.

Deportes no convencionales

Las apuestas deportivas son un mundo lleno de emoción y aventura. Y lo contiene todo, desde el fútbol hasta las carreras de coches. En pocas palabras, todas las áreas del conocimiento tienen su lugar en este fascinante universo. No obstante, también existen otros tipos de deportes realmente poco comunes y poco apreciados. He aquí algunos ejemplos:

  • El netball: se trata de un juego derivado del baloncesto, pero con características de la pelota al cesto argentina y korf holandés. Dos equipos compiten para meter una pelota en un aro sostenido por un poste.
  • El bandy: es un juego de pelota de invierno similar al hockey sobre hielo en el que dos equipos de 11 jugadores intentan conseguir puntos golpeando una bola con un palo.
  • Floorball o Unihockey: es un juego con reglas similares a las del hockey en el que los jugadores utilizan palos extremadamente ligeros y una bola diminuta para marcar goles.

Las apuestas griegas y romanas

Todos somos conscientes de que los antiguos griegos amaban el deporte, y no hay mejor prueba de ello que los Juegos Olímpicos, pero poca gente sabe que los griegos aprovechaban esta oportunidad para escoger a sus atletas favoritos. Durante los juegos, los mejores atletas se reunían y el público apostaba sobre quién creían que era el mejor. A los romanos también les gustaba este entretenimiento, pero lo hacían en una actividad que hoy muchos podrían considerar cuestionable: la lucha de gladiadores. El combate de gladiadores era una forma de lucha de gladiadores que se utilizaba para divertir al pueblo. ¿Qué podría ser mejor que apostar en las peleas? Los romanos también se dedicaban a apostar en las carreras de carros, además de las peleas. Como vemos, las apuestas son un pasatiempo muy antiguo.

El deporte con más apuestas

Hay muchos deportes que cuentan con un gran número de seguidores entre sus aficionados. El baloncesto, las carreras de coches y el tenis son tres de los más populares. Sin embargo, podemos decir que el fútbol, es el gran favorito en las apuestas. La Copa del Mundo, la Eurocopa o la Copa América son ejemplos de partidos que despiertan un enorme interés y adoración. Estos acontecimientos paralizan las calles al tiempo que atraen la atención de la gente hacia sus televisores. Y por supuesto, las apuestas deportivas se disparan.

Ganancias extraordinarias

Muchas personas entran en el mundo de las apuestas deportivas para entretenerse, emocionarse y divertirse, pero también esperan ganar dinero. Sin embargo, pocas personas son capaces de alcanzar cotas tan fantásticas como las que vamos a ver en esta sección. Por ejemplo, dos hermanos gallegos ganaron casi 2.000 euros al apostar por su equipo favorito, el Deportivo de la Coruña en casa contra el FC Barcelona en 2015. Con un 2-0, el Barça iba cómodamente por delante, pero el equipo gallego consiguió empatar y hacer doblemente felices a estos dos hermanos.

Un jugador que combinó apuestas en 2016 fue uno de los ejemplos más insólitos de ganancias espectaculares en el mundo de las apuestas deportivas. La combinación consistió en apostar por los ganadores del primer y segundo tiempo. El apostador no sólo tenía conocimiento en la materia, sino que también estudiaba a fondo las páginas deportivas, las publicaciones y los acontecimientos antes de considerar las combinaciones ganadoras. ¿Qué ocurrió? Colocó sólo once euros en la mesa y se fue con 16.000 euros en el bolsillo. ¡Es increíble!

Las apuestas más inusuales

Las apuestas deportivas, como cualquier otro tipo de juego, tienen el potencial de las actividades formales e informales. Por ejemplo, todos los años, alguien apuesta si un espontáneo desnudo aparecerá en el torneo de tenis de Wimbledon. Hay algunas extrañas, como querer saber cuántas veces tuiteó Donald Trump durante el Super bowl mientras era presidente, o si el artista encargado de la apertura del evento olvidará una palabra del himno nacional. También hay un curioso caso de una casa de apuestas noruega que, después de que Luis Suárez mordiera a un rival en dos competiciones distintas de la Copa del Mundo en 2010 y 2013, ofreció una apuesta única para el Mundial de 2014: que si el delantero daría otro mordisco a un rival.