comscore
domingo, 4 diciembre 2022 16:48

María Jiménez recoge con la mejor de sus sonrisas la Medalla de la Ciudad de Sevilla

Recuperada de los graves problemas de salud que padeció en 2019 y que hicieron que incluso temiésemos por su vida, María Jiménez atraviesa uno de sus mejores momentos. Con disco nuevo que se ha convertido en todo un éxito y deseando volver a subirse a los escenarios, la artista ha recibido un nuevo reconocimiento a su carrera musical, la Medalla de la Ciudad de Sevilla, una ciudad muy importante para su trayectoria, que ha reconocido su talento con este inesperado galardón que se une a la Medalla de Chiclana que recibió hace pocos meses y a la de Andalucía que se rumorea le darán el próximo año.

María Jiménez

Acompañada por su hijo Alejandro Sancho – que se ha convertido en su gran apoyo y con el que trabaja codo con codo – y en silla de ruedas por los problemas de movilidad que padece desde su último ingreso hospitalario, María ha recogido muy emocionada y con la mejor de sus sonrisas este premio tan importante de una ciudad a la que su carrera está íntimamente ligada

Después de haber sido incapaz de contener las lágrimas al recoger esta Medalla por su contribución al fomento del arte, la gaditana nos ha hablado de su felicidad ante este importante premio: «Estoy muy emocionada. He llorado y nunca lloro. Por algo será». «Me van a llamar la niña de la medallita», ha bromeado la artista, en referencia a la cantidad de reconocimientos que ha recibido en los últimos meses.

Con varios proyectos «que no se pueden contar» pero que a buen seguro nos sorprenden, María contó en este día tan especial con la presencia de su hijo Alejandro, muy orgulloso de esta Medalla de la Ciudad de Sevilla: «Hoy es un día muy especial. Es Sevilla, su tierra, y está muy contenta. Es un orgullo porque además la va a recibir después de estos tiempos tan complicados en el último año. Se la merece».

A pesar de los problemas de movilidad de la carismática artista, su hijo señala que se encuentra «genial, perfecta de salud y muy contenta». «La energía no se le acaba a ella, tiene pila para rato», ha confesado entre risas Alejandro, pletórico por el gran momento profesional que atraviea su madre después del susto de salud que nos dio el año pasado.