martes, 15 junio 2021 9:36

Miguel Urdangarín cumple 19 cumpleaños y lo hace lejos de su familia

Tercer hijo de la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarín, noveno en la línea de sucesión al trono y ahijado – además de sobrino – del Rey Felipe VI, Miguel Urdangarín de Borbón celebra hoy su 19 cumpleaños. Y lo hace lejos de su familia, en Reino Unido, donde estudia Ciencias del Mar y lleva la existencia tranquila y anónima con la que siempre soñó.

Miguel Urdangarín

Bromista y alegre, el joven ha cambiado de vida radicalmente en el último año donde, tras concluir con notas brillantes sus estudios de Bachillerato en Ginebra, puso rumbo a Gran Bretaña para comenzar sus estudios universitarios. Después de haber residido en ciudades tan diferentes como Barcelona, Washington y Ginebra, no le ha costado nada adaptarse a Inglaterra, donde ha hecho una pandilla de amigos con los que hoy celebrará en la intimidad su cumpleaños.

A pesar de que le encanta tanto la música como el deporte, Miguel es un apasionado del mar y por eso, precisamente, ha elegido los estudios Universitarios de Ciencias del Mar, en los que está completamente volcado en su día a día. Discreto y ‘alérgico’ a los medios de comunicación y a la popularidad – al contrario que sus primos Victoria Federica y Froilán – no se le conoce ninguna pareja al hijo de la Infanta Cristina, que tan alto como sus hermanos, es el más parecido físicamente a su madre.

Si la mayoría de edad le pilló confinado en Ginebra con Doña Cristina y su hermana Irene – que allí continúan – su 19 cumpleaños lo vivirá en Reino Unido, lejos de su familia, que tampoco vivirán unidos un día tan especial. Así, mientras su padre, Iñaki Urdangarín, se encuentra en Vitoria disfrutando de su ansiado tercer grado penitenciario en su ciudad natal, su hermano Juan está en Madrid – donde se desconoce si sigue trabajando para una ONG – y Pablo en Barcelona, donde estudia en una escuela de negocios mientras entrena con el Barça de balonmano. Una situación a la que la familia Urdangarín Borbón ya está totalmente acostumbrada mientras cuenta los días para reunirse al completo, cuando las circunstancias lo permitan, en algún lugar discreto al margen de los focos.