martes, 15 junio 2021 5:13

Kiko Hernández, sin piedad: denuncia el infierno en ‘Crónicas Marcianas’ con Javier Sardá

Kiko Hernández, sin piedad, denuncia a Crónicas Marcianas y a la cúpula del programa en  el que estaban Javier Sardá y Jorge Sálvador (El Hormiguero) La docuserie de Rocío Carrasco en Telecinco se ha convertido en el azote, no solo de sus protagonistas más cercanos, sino de muchos más. A día de hoy, se puede decir que ha sido un tsunami televisivo que ha revuelto lo más profundo del mar. Ya hay víctimas colaterales y muchos no se podían imaginar que les iba a afectar de lleno. Y no estamos hablando ni de Antonio David Flores ni de sus hijos Rocío y David, ni de la familia, que eso era más que lógico. Sino de otras víctimas que están saliendo bien dañadas. Lydia Lozano, Nuria Bermúdez, Xavier Sardá o Kiko Hernández son tan solo algunos de los nombres. Ahora entenderás por qué, sigue leyendo. 

El escándalo llega a Crónicas Marcianas

> Y es que en el reportaje se habla de todo. En una parte del documental aparece en escena, entre otros Emilio Rodríguez Menéndez, abogado del exyerno de Rocío Jurado. Una persona a la que muchos temen y que ahora, al tener tantas causas pendientes con la justicia, algunos se han atrevido a hablar. De él se cuenta su mala práxis y sus artes. Pero aun hay más. Durante este reportaje se ha conocido que Antonio David Flores tenía asustados a la cantante y su marido José Ortega Cano, porque  sabían de lo que era capaz. No se explayó a qué se refería,  se calló. Pero hubo alguien que vino a poner luz. Según Kiko Jiménez -exnovio de Gloria Camila- él ha visto  en casa de Antonio David cintas e imágenes que podrían comprometer al matrimonio Ortega Mohedano.

Gustavo González echaba más leña al fuego, alegando que obraba  en  poder del malagueño una foto muy comprometedora de la artista internacional. Y para colmo, Carlota Corredera revelaba a través del director Raúl Valldeperas, que Antonio Da grababa todoA partir de ahí, se monta un cisma y sale el pasado más oculto. 

Siguiente: Kiko Hernández y su infierno en Crónicas Marcianas