domingo, 18 abril 2021 12:11

Una relación muy tóxica: Oriana e Iván, ridículos hasta para romper…

De idas y venidas, así podríamos calificar la relación amorosa de Oriana Marzoli e Iván González. Desde que coincidieran en la primera edición de La casa fuerte y se dieran una oportunidad, su amor ha estado lleno de altibajos. Lo han dejado hasta en tres ocasiones y han demostrado que no están hechos para estar juntos. La tónica general ha estado marcada por la desconfianza y los celos por lo que no es raro que a día de hoy se declare como ella misma dice oficialmente soltera. A pesar de que desconocemos la versión de los hechos de Iván, Oriana ha querido contar la suya propia para que todos sus seguidores, según ella, se enteren del tipo de persona que es. En lo que cree, era una relación tóxica de la que ha conseguido salir.

Oriana vejada. Su novio Iván le califica de putilla

> Dos días después de su 29 cumpleaños, el cual, celebraba por todo lo alto, han dicho punto y final a una relación que siempre ha estado marcada por la polémica. “Me había dejado él porque yo iba a ir a un garito por la tarde y dijo que no le apetecía. Pues resulta que cuando yo le digo que me encuentro mal, el chaval me dice que quería fumarse una cachimba con sus amigos”, continuaba la extronista exponiendo la trágica situación, al menos para ella.

A pesar de intentarlo todo porque esto no sucediera, y se arreglaran las cosas, hubo algo que pronto, le echó para atrás, y así lo ha contado: “Me dice que me deja porque no quiere una chica fiestera. Él ha ido al triple de fiestas que yo.

Supuestamente es que soy una persona que me rodeo de ‘putillas’, lo tengo que decir así. Y claro, van a pensar que yo soy una más. Y a él no le gusta. No le gusta que yo me mueva por ciertos ambientes”, ha asegurado muy cabreada para finalmente espetarle: “¿Y tú? ¿Con qué clase de gente te juntas?” Además, habría otro motivo. Sería vinculado a que Oriana no estaría dispuesta a dejar su antiguo gimnasio para cambiarse al que va él. “Me ha dejado porque me vuelvo a mi gimnasio de siempre y él me había convencido para ir al suyo”.

Siguiente: ¿Hubo terceras personas?