jueves, 17 junio 2021 7:14

Irene Rosales le da un ultimátum a Kiko Rivera: “no voy a estar ahí siempre que caiga”

Irene Rosales ha estallado. Parece, que ser la mujer de Kiko Rivera, es una tarea muy complicada. El hijo de la Pantoja sigue insistiendo en ganar dinero a consta de destrozar a su familia, y la presión mediática cada vez es más difícil de soportar. La peor parada de toda esta guerra ha sido Irene Rosales, quien no está acostumbrada a lidiar con la prensa. La última vez que acudió a su programa, Viva la vida, confesó que estaba viviendo una situación crítica. Tuvo una acalorada discusión con uno de sus compañeros y, en esta acalorada conversación, hizo una confesión sobre su matrimonio que está dando mucho de qué hablar. ¿Quieren saber de qué se trata?

“No voy a estar ahí siempre que se caiga”

Irene Rosales habla de su crisis matrimonial en Viva la vida

> Irene Rosales ha confesado en Viva la vida que no está de acuerdo con el comportamiento de su marido. Pero, el periodista Diego Arrabal, uno de sus compañeros de programa, no se ha quedado conforme con estas palabras. Así que, le ha recriminado que haya permitido a Kiko Rivera conceder una nueva exclusiva donde vuelve a destrozar a su madre. “No tiene explicación. Es justificar lo injustificable, y no se le hace ningún bien”, ha espetado. “Cada vez se entera de cosas más fuertes”, insiste Irene. “Eso no es escusa, tenéis que aconsejarle”, le ha respondido Diego. En ese momento, la nuera de la Pantoja ha perdido la paciencia, y ha hecho un reproche que no ha dejado indiferente a nadie.

“Kiko ya es mayor, ¿Qué edad tiene? Tiene treinta y siete años, yo veintinueve. Es mi marido, pero yo, si el da un paso y se tropieza dos veces, no voy a estar ahí siempre que se caiga”, ha comentado Irene en un tono de queja. “Llevo siete años, y he estado más que su familia de sangre”, recuerda. No obstante, asegura que no ha discutido con Kiko a causa de su última entrevista. “Yo le puedo dar mi opinión, le puedo dar mi consejo, pero ya. Yo abro la boca aquí porque es mi trabajo, y porque soy consecuente”, ha declarado Irene Rosales. Además, asegura que podría dar la cara en una revista a cambio de un buen puñado de euros, pero no quiere ganar dinero con esta guerra. “Mi móvil suena todos los días, pero no lo voy a hacer jamás. Lo puedo que puedo, y que quiero, hablar, lo hago aquí”, sentencia. ¿Estamos ante el principio de una crisis irreparable?