lunes, 19 abril 2021 11:55

Te damos todas las respuestas sobre los beneficios para la salud de las hamacas colgantes

Las hamacas colgantes se han convertido en la última tendencia de decoración según los especialistas en el mundo del hogar. Además, estas ofrecen varios beneficios para la salud según las últimas investigaciones científicas.

El mundo de las hamacas cada vez adquiere más importancia. Aunque estas no sustituyen a las camas, cada vez les ganan más terreno en los momentos destinados a los pequeños descansos o siestas. La hamaca es un producto con un origen incierto, hay investigaciones que apuntan a que su surgimiento tuvo lugar en Europa, tal como aparece reflejada en el Salterio de Luttrell del año 1330, o estudios que la relacionan con el Caribe, según los escritos oficiales del español Cristóbal Colón durante la conquista de América. Lo cierto es que, independientemente del lugar de origen, hoy en día este producto está extendido en una gran cantidad de países en todo el mundo, como son México, República Dominicana, Argentina, Paraguay, Perú, Bolivia, Colombia, Honduras, Guatemala, Costa Rica, Cuba, Puerto Rico, Ecuador, España, El Salvador, Nicaragua, Uruguay, Venezuela o Panamá, entre otros, para los cuales pueden existir, además, variaciones en la forma en la que se denomina.

La razón de tal aceptación, según los estudios, tiene que ver con los beneficios para la salud. Y es que según informan desde algunos portales especializados en el mundo de la hamaca, como es el caso de Hamacas10, la hamaca aporta una gran cantidad de beneficios para la salud. Los más importantes, relacionados con la mejora del descanso. “La hamaca en un producto que sirve para mejorar la calidad del sueño. Esto lo consigue gracias a su balanceo y a su diseño, en el cual se evitan los puntos de presión sobre las diferentes zonas de la espalda, cadera o los costados”, especifican. En esta misma línea, desde el portal referente en el mundo de las hamacas detallan que estas facilitan el proceso de relajación permitiendo conciliar el sueño más rápidamente, además de aumentar su duración de manera ininterrumpida. “Las hamacas son ideales para aquellos pequeños descansos después de comer, en el momento de relajación del día o incluso, en nuestro horario de descanso en el trabajo. Las mismas ayudan a relajarse más rápido que las camas debido a su balanceo y diseño”, especifican.

La ciencia se ha pronunciado al respecto en varias ocasiones sobre la utilización de la hamaca, habiendo mencionado que esta facilita enormemente el descanso, que ayuda a relajarse y a tranquilizarse reduciendo los síntomas del estrés y de la ansiedad e incluso que sirve para contribuir en la fijación de los recuerdos y a mejorar la memoria. La explicación, en primer lugar, tiene que ver con el alivio de los puntos presión sobre la espalda, las caderas y los costados. Las investigaciones especifican que al eliminar los puntos de presión el cerebro consigue relajarse más fácilmente. Las presiones le recuerdan que el cuerpo se encuentra en una posición incómoda, lo que acaba repercutiendo en una mayor dificultad a la hora de dormir y de conciliar el sueño. Estas provocan, así mismo, que las personas tengan que acomodarse hasta poder encontrar la postura ideal, lo cual interfiere en la calidad del sueño, por otro lado. Como consecuencia de ello, el cuerpo tiende a relajarse mucho más rápido y a conciliar un sueño más profundo mediante las hamacas.

En el segundo de los casos, según las investigaciones científicas realizadas por la Universidad de Ginebra y la de Suiza que fueron publicadas en la revista Current Biology el balanceo de la hamaca ayuda a dormir mejor. Ahora bien, estas investigaciones indican que no todo balanceo sirve, debe ser un balanceo repetitivo y constante. El tipo de hamaca influye, así mismo, en el tipo de balanceo. Y es que, al igual que ocurren con los colchones, pueden encontrarse distintos tipos de hamacas dependiendo de su función y de su diseño, como son las hamacas colgantes, las hamacas en forma de silla colgante, las hamacas de aventura, las hamacas mexicanas, las hamacas de red o las hamacas con separación de madera. Cada una de ellas ofrece un balanceo diferente que varía en función del diseño de la misma, así como también del soporte y de las fijaciones, algo que explican con mayor profundidad en el artículo realizado por el portal especializado en la realización de comparativas profesionales de productos para el jardín, Jardin.Vip. En este artículo pueden conocerse cuáles son algunas de las mejores hamacas del mercado, según la valoración de los expertos.

En resumen, los diferentes beneficios de las hamacas para la salud tienen que ver con la reducción de los puntos de presión, con el balanceo constante y repetitivo de las hamacas y con el tipo de hamaca elegido.

¿Cómo afectan las oscilaciones de las hamacas en el descanso?

Las hamacas son uno de los objetos más utilizados en la actualidad para los descansos cortos y largos, tal como explican los especialistas y decoradores de hogar y exteriores. Estas aportan varios beneficios para la salud que consisten en una mayor rapidez en el momento de conciliar el sueño y una mayor duración del mismo, así como también en la fijación de los recuerdos y en la mejora de la memoria gracias a la mayor relajación y descanso, tal como apuntan las últimas investigaciones de salud en base a la relación de horas de sueño y memoria.

En lo que se refiere a las oscilaciones de las hamacas, uno de los aspectos más destacados de estas últimas, es que las mismas interfieren en la mayor relajación, así como también en la conservación de la memoria y mejora del aprendizaje, consiguiendo que se guarden los recuerdos. Tal como se detalla en las últimas investigaciones, esto se consigue por una sincronización del balanceo con los ritmos eléctricos cerebrales que aparecen únicamente durante el sueño, imprescindible para que este órgano pueda almacenar los recuerdos y los aprendizajes más importantes.

Ahora bien, las investigaciones apuntan a que el balanceo debe ser lo más constante posible para conseguir este efecto. En caso contrario, las mismas pueden provocar el efecto contrario al esperado.