lunes, 19 abril 2021 12:56

Esta es la parte más importante de la rutina de belleza perfecta ¿Aciertas con ella?

Las redes sociales están llenas de influencers que dicen haber dado con la rutina de skincare perfecta. Sin embargo, hemos olvidado la base del buen cuidado de nuestra belleza y salud: El descanso.

Las últimas modas sobre belleza inundan nuestros timelines constantemente. Con tanta rutina de belleza coreana, la última serie de ejercicios para conseguir un trasero firme y tonificado o la dieta exprés definitiva; a veces nos liamos un poco y somos incapaces de seguir en esta ajetreada carrera por conseguir el aspecto perfecto; o al menos una versión mucho mejor que la que tenemos actualmente.

Por suerte o por desgracia, es muy probable que antes de plantearnos probar algo de todo eso, la mayoría necesitemos empezar por recordar algunos secretos de belleza básicos, a los que es muy posible que no estemos prestando la debida atención.

¿Y si buscar buenas ofertas en dormitorios de matrimonio fuera una inversión mucho mejor para nuestra piel que esas cremas carísimas que tanto nos tientan y de las que no conocemos su eficacia real? Si os sorprende esta idea entonces es que todavía no conocéis el verdadero poder de un buen descanso. Pero para remediarlo, tan solo debéis continuar leyendo este artículo.

Cómo conseguir un buen descanso

A estas alturas es más que conocido el mantra de que hay que dormir entre 7 y 8 horas cada noche; aunque no siempre cumplimos con él.

No obstante, la cuestión que queremos tratar no es si lo hacemos o no, sino el porqué de que no lo hagamos o, en su defecto, ¿por qué pese a hacerlo no descansamos adecuadamente?

El lugar de descanso

Cambiar el colchón al menos cada 10 años es primordial a la hora de conseguir un sueño de calidad. Pero una cama no es solo el colchón, también es importante poner atención en las almohadas o el somier, ya que no siempre estamos usando los adecuados.

Otro aspecto del dormitorio al que solemos restar importancia a la hora de descansar es a su estética. Le quitamos importancia porque pensamos que como no vamos a verlo mientras estemos durmiendo, no nos afectará su aspecto. Esto no podría estar más alejado de la realidad, pues está demostrado que ciertos ambientes, colores y otros aspectos visuales influyen en nuestro estado de ánimo, y por lo tanto también lo harán cuando busquemos relajarnos para conciliar el sueño.

Nuestro consejo es que no escatiméis en esta habitación de la casa y os aseguréis de que su apariencia os transmita paz y tranquilidad. Además, con las ofertas de El rey de las camas, no hay excusa que valga para no invertir en un buen dormitorio.

Tener una buena rutina nocturna

No hay que esperar a que nos entre sueño, hay que enseñar a nuestro cuerpo a qué hora debe dormir.

Muchas personas pasan las últimas horas del día frente al televisor hasta que no pueden más y eso es lo peor que se puede hacer.

Lo mejor es planificar las últimas horas del día y ser constante con este hábito. Sabemos que hay días especiales en los que esto no va a ser posible, pero es tan sencillo como volver a nuestra rutina habitual tan pronto como nos lo permita nuestra agenda.

Cenar temprano es uno de los consejos más comunes, pero si no es posible habituarse bastará con hacerlo al menos una hora antes de acostarse. Tampoco es conveniente hacer ejercicio justo al final del día, pero si por la tarde. De hecho, ejercitarse con regularidad ayuda a conciliar el sueño.

Poner una hora fija a la que empezaremos a realizar nuestra rutina es una de las mejores maneras de mantenerla. Algunas cosas que pueden formar parte de ella son lavarse los dientes y la cara, preparar la ropa del día siguiente o realizar algún ritual de belleza.

Leer un libro, meditar o escuchar música relajante son actividades muy adecuadas para conseguir un estado de relajación óptimo.

Evitar el uso de pantallas brillantes

Poner una televisión en el dormitorio es una de las peores decisiones que podemos tomar.

Además de ser una fuente de sobreexcitación, tenemos tendencia a dejarla encendida sin darnos cuenta, empeorando la calidad de nuestro descanso.

Tampoco es adecuado pasar los últimos momentos del día mirando el móvil o la tablet. Si queremos leer, las pantallas de los lectores de libros electrónicos son una mejor opción que las pantallas brillantes de los dos anteriores.

Sin embargo, un buen uso que podemos darle a estos dispositivos en el dormitorio es el de ayudarnos a crear un ambiente agradable y tranquilo, gracias a algunas apps que permiten poner música, ruido blanco o la radio. La mayoría de ellas, además, pueden programarse para parar de sonar al cabo de minutos u horas, según decidamos.

¿Por qué es tan importante descansar bien?

Descansar bien se traduce en un mejor aspecto, pero también en un menor riesgo de padecer ciertas enfermedades, entre las que se encuentran las mentales. Por tanto, no nos conviene tener como asignatura pendiente este fabuloso secreto de belleza y salud.