miércoles, 21 abril 2021 8:20

La obsesión de Kiko Matamoros por Anabel Pantoja revela su lado más oscuro: envidia, odio y venganza

Kiko Matamoros tiene un objetivo muy claro en su programa, Sálvame: desquiciar a sus compañeros. Anabel Pantoja se ha convertido en su nueva víctima, y el colaborador está dispuesto a destrozar a la sobrina de la tonadillera. Recientemente, se ha empeñado en demostrar que los negocios que Anabel tiene fuera del programa son una estafa. Según él, la tertuliana se aprovecha de su repercusión mediática para vender productos de mala calidad. La situación ha llegado a tal límite que, Anabel está a punto de abandonar Sálvame.

“Vais a conseguir que os tenga asco”, comentó en una ocasión. Pero, a Matamoros parece no importarle esta pérdida, así que le ha seguido haciendo la vida imposible. En Cotilleo.es hemos descubierto que todos los ataques que Kiko le hace a Anabel parten del odio y del rencor. Pues, muchos de los comportamientos que critica, los hace él mismo. ¿Por qué se burla de la prima de Chabelita por no participar en el programa cuando él se ha quedado dormido en infinidad de ocasiones?

El gran vicio de los colaboradores: comer durante el programa

> Anabel Pantoja irrumpió en televisión hace diez años y, por aquel entonces, su imagen era muy diferente a la que luce en la actualidad. La sobrina de la tonadillera ha modernizado su estilo, tiene más soltura frente a las cámaras, y ha perdido mucho peso. Sin embargo, uno de sus grandes complejos sigue siendo su aspecto físico. Así que, Kiko Matamoros no duda en burlarse de ella atacándola donde más le duele. Los colaboradores de Sálvame bromean con la costumbre que tiene Anabel de merendar en el programa. Según ellos, lo hacen con cariño, pero la prima de Chabelita no se siente demasiado cómoda con esos comentarios. “Me siendo como, mira esa gorda todo el rato comiendo”, comentó una tarde en Sálvame.

Kiko Matamoros no ha tardado en identificar este complejo, y lo saca a relucir siempre que puede. Pero, los espectadores del programa no han pasado por alto que es un fallo que él mismo comete. Matamoros también suele tomar su merienda durante la emisión de Sálvame, y nunca se corta en disimular que está comiendo. La sobrina de la tonadillera no perdona este atrevimiento y, en más de una ocasión, le ha recordado que hace lo que él mismo critica. Este no es el único punto en común entre Kiko y Anabel. Ninguno de los dos trae noticias al programa, y suelen aprovecharse de su apellido para crear contenido.

Siguiente: El motivo por el que Matamoros odia a Anabel