miércoles, 21 abril 2021 14:08

Borja Thyssen volcado en sus hijos durante su visita a España

En un año que está siendo especialmente complicado para viajar por culpa de la Covid-19, Borja Thyssen ha demostrado que es un padrazo a pesar de la distancia que le separa de sus hijos en el día a día. Mientras que el hijo de Tita Cervera continúa con su vida en Andorra, Blanca Cuesta y sus cinco hijos han establecido en Madrid su lugar de residencia habitual.

Borja Thyssen

En esta ocasión Borja aprovechó al máximo su paso por la ciudad para disfrutar de la rutina diaria de sus hijos de la que no puede disfrutar normalmente. Acudiendo a la salida del colegio, el hijo de la Baronesa Thyssen recogió a sus hijos para llevarlos de regreso a casa y poder exprimir al máximo el poco tiempo en familia del que disponen.

Cargando con las mochilas de los más pequeños, Borja estuvo especialmente atento con su hija Kala con la que mostró su lado más cercano y cariñoso. Disfrutando del paseo de regreso a casa, y demostrando la buena relación que tiene con sus hijos mayores, compartió confidencias con sus chicos ante la ausencia de Blanca, que seguramente se quedó en casa al cuidado de la pequeña India.

Tras un embarazo que la pareja había llevado prácticamente en secreto hasta las últimas semanas, Borja y Blanca daban la bienvenida a su quinto hijo a finales del pasado año. Desde que pasaron por el altar en una ceremonia en octubre de 2007, la feliz pareja ha estado totalmente centrada en su vida en común y en ir ampliando la familia poco a poco.

Sus intereses económicos y los problemas con Agencia Tributaria Española, han obligado a Borja a establecer su domicilio fiscal en el país vecino, Andorra, donde debe vivir al menos 186 días. Esta situación le hace perderse gran parte del día a día de sus hijos, que están al cargo de Blanca. La joven catalana ha optado por quedarse con sus hijos en España aunque eso suponga la separación física de una de las parejas más estables del panorama social español.