lunes, 19 abril 2021 18:00

Revisión de la caldera, esto es lo que debes saber

Son muchas las dudas que propietarios e inquilinos acumulan sobre el cuidado y mantenimiento de su caldera, desde Legálitas resolvemos algunas cuestiones a tener en cuenta ya que requiere ciertos cuidados para garantizar su utilidad además de la responsabilidad legal que conllevan estos aparatos.

¿Cuáles son los plazos legales para revisar una caldera?

Las calderas de gas de uso doméstico deben pasar una revisión periódica obligatoria para asegurar su buen funcionamiento, por este motivo la revisión de la caldera de gas es de carácter obligatorio y debe realizarse cada dos años según lo dicta el Reglamento de instalaciones térmicas en los edificios (RITE).

Es obligatorio que todas las calderas de gas con una potencia inferior a 70 kW pasen una revisión exhaustiva cada dos años y en el caso de aquellas que tengan una potencia superior tendrán que hacerlo todos los años.

El objetivo de la revisión de la caldera es asegurar el correcto funcionamiento del aparato, su eficiencia y la ausencia de riesgo para todas aquellas personas que habitan en la vivienda o edificio en el que está instalada la caldera.

Desde Legálitas recordamos que en ningún caso debemos confundir la revisión de la caldera con la inspección periódica obligatoria del gas, ya que tal como recoge el Real Decreto 238/2013 de 5 de abril, ambas tienen una periodicidad y un objetivo distinto y en la segunda se inspecciona la instalación completa incluyendo contador, tuberías y llaves, juntas y gomas y ventilación de la vivienda.

¿Quién es responsable del mantenimiento y reparación de la caldera?

El propietario de la caldera es el único responsable de que la revisión no se pase de plazo ya que ningún caso lo serán la compañía comercializadora del gas ni el fabricante de la caldera. Ese mantenimiento podrá hacerlo cualquier profesional autorizado, ya sea del servicio técnico oficial de la caldera, de la compañía de gas, o de un técnico independiente. Sin embargo, no hay que olvidar que la manipulación de la caldera realizada por un profesional no cualificado puede provocar graves accidentes.

Además, en el caso de los pisos de alquiler así lo disponen el artículo 1554.2 del Código civil y el artículo 21 de la Ley de arrendamientos urbanos. El mantenimiento, revisión o reparación de la caldera correrá por cuenta del propietario de la vivienda y tendrá que asegurarse de que la realiza un técnico autorizado.

¿Qué sucede si no hago la revisión?

Lo primero a tener en cuenta es que puede ser motivo de multas, por no mantener las inspecciones al día, y además en caso de cualquier incidencia o accidente el seguro no está obligado a correr con los gastos de los problemas ocasionados.